El Gobierno rechaza enviar a los ministros a Diputados para explicar la “ley ómnibus” y se complica el inicio del debate

La oposición reclamó la presencia de los principales funcionarios del Gabinete, pero en Casa Rosada aceptaron enviar subsecretarios y directores o exponer por videoconferencia. Hay malestar y críticas de sectores aliados. Las declaraciones de Milei empeoraron el clima político

Política 08/01/2024 sanjuanhoy sanjuanhoy

WUUACA3DCZH6XJBJ54BHH6J5BA

A horas del inicio del tratamiento de la denominada “ley ómnibus”, que en 664 artículos incluye parte central del plan de gobierno de Javier Milei, en la Cámara de Diputados lo único que abunda es la incertidumbre sobre el formato que tendrá el debate en las comisiones. La principal incógnita tiene que ver con quiénes irán de parte de la Casa Rosada a explicar los fundamentos y detalles del mega proyecto. “No sabemos nada. Pedimos por ministros y dicen que van a mandar subsecretarios y directores. Nunca visto”, confiaban anoche fuentes parlamentarias con amplia trayectoria legislativa.

El viernes pasado, entrada la tarde, las autoridades de la Cámara que encabeza el libertario Martín Menem resolvieron convocar para mañana martes, entre las 14 y las 20, a la primera reunión informativa conjunta de las comisiones de Legislación General, Presupuesto y Hacienda y Asuntos Constitucionales para empezar a discutir en el marco de las sesiones extraordinarias convocadas por el Ejecutivo el proyecto “Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos”, conocida como “ley ómnibus”.

En la nota oficial firmada por la Comisión de Legislación General, que preside Gabriel Bornoroni, además de la convocatoria, se informó que “concurrirán funcionarios del Poder Ejecutivo, quienes podrán estar presente o conectarse en forma remota; a esos efectos los señores diputados podrán remitir preguntas que estime conveniente” a una dirección de correo electrónico de la Cámara de Diputados.

Los diputados desde el mismo momento en que llegaron las notificaciones por email empezaron a reclamar por esa vía y mediante contactos informales con funcionarios del gobierno nacional que sean los ministros los que vayan de manera presencial a las comisiones a explicar el contenido del voluminoso proyecto de ley que escribió y compiló el asesor presidencial sin cartera, Federico Sturzenegger, y un equipo de abogados y expertos de origen, por ahora, desconocido.

 Esos pedidos tuvieron como respuesta, según lo que pudo saber Infobae de fuentes parlamentarias, que la mayoría de los ministros no estaban dispuestos a presentarse a las comisiones de Diputados -al menos no de manera presencial- y que sólo aceptarían algunos de esos funcionarios, siempre cuando fuera de manera remota, por videoconferencia, o por escrito. “Es una ley que no escribimos nosotros”, dicen que respondieron en esas charlas oficiosas.

En la Cámara de Diputados, el kirchnerismo y también aliados como la mayoría del PRO y de la UCR, piden la presencia para explicar la “ley ómnibus” del jefe de Gabinete, Nicolás Posse, el ministro de Economía, Luis “Toto” Caputo, y de la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello. Son los funcionarios más solicitados porque que tienen mayores temas de su área en los 664 artículos de la “ley ómnibus”.

Según reconocieron las mismas fuentes, “de Economía ofrecieron que vayan subsecretarios y de Capital Humano un subsecretario y dos directores; el resto no contestó”.

Diálogo más complicado
A ese escenario de tensión y enrarecimiento del clima político creciente, se le agregaron las declaraciones explosivas del presidente, que volvió a decir que hay legisladores que piden coimas para dar su voto, al tiempo que responsabilizó al Congreso por los últimos malos datos económicos, y planteó que no está dispuesto a negociar nada de las iniciativas que están en el Parlamento.

“Por más que nosotros estamos haciendo un laburo fenomenal, cuando el Congreso se pone a hacer estupideces te pasa la factura en términos de que a la licitación de bonos no la acompañaron y eso trajo como consecuencia que el riesgo país suba y el dólar pegó un pequeño salto”, afirmó el primer mandatario. Y al contrario de la lógica política, Milei subió el tono de las críticas a los diputados y senadores en el momento en que más va a necesitar de eventuales aliados para suplir la falta de representantes “propios”.

Es que en la Cámara baja La Libertad Avanza tiene 38 de 257 bancas y en el Senado, apenas 7 sobre un total de 72. Las declaraciones en radio Mitre parecieron resaltarle valor a que sin la UCR, el PRO y un sector del peronismo las medidas pueden quedar empantanadas.

“Los políticos tienen que tomar conciencia que si no hacemos lo que hay que hacer van a estar hundiendo a la sociedad en una crisis enorme y causándole un dolor verdaderamente abismal. Que les quede claro que son ellos los responsables, yo hice lo que tengo que hacer: mandé el programa de ajuste, un programa de shock bien ortodoxo, con ajuste fiscal, saneamiento del Banco Central, sinceramiento cambiario, y mandé un conjunto de reformas estructurales por DNU, bajo la lógica de la ley de urgencia, y envié la ley ‘Bases y puntos de partida para la libertad de los argentinos’. Hicimos lo que teníamos que hacer, ahora esperamos la respuesta de la política”, afirmó.

Pero no fue la única embestida del presidente con el Congreso. “El problema está en la política, en la casta, en los que se pierden los beneficios, que son los que tienen más acceso a la queja. Los empresarios prebendarios se van a quejar, los políticos ladrones se van a quejar, los periodistas que vivían de la pauta se van a quejar, los profesionales cómplices de toda esta tramoya se van a quejar”, aseguró.

Y arremetió contra los diputados y senadores: “Muchos políticos que quieren fraccionar el DNU, que lo quieren discutir, ¿y por qué lo quieren hacer? Porque quieren coimear con eso. Vayan y vean quiénes son los políticos que piden fraccionar estas cosas y van a ver que detrás de eso hay un sector, busquen la terminal y el vínculo de ese político con esa terminal”. “Vamos a ver si esos políticos llevan un nivel de vida acorde a lo que ganan como políticos. Vamos a empezar también a revisarle los flujos y vamos a revisarle los stocks”, advirtió.

A renglón seguido le preguntaron si estaba dispuesto a establecer algún tipo de negociación política con los sectores de la oposición que le piden apertura: “Nosotros no negociamos nada. Sí, aceptamos sugerencias para mejorar, pero no negociamos nada. Es sutil la diferencia”, aclaró.

Duros vs dialoguistas
Esa reacción que tuvo Milei se produjo en simultáneo con las expresiones que dio el ministro del Interior, Guillermo Francos, que también puso límites a una negociación política, aunque en su caso en términos de tiempos. “No tenemos tiempo, si nos ponemos a discutir una ley que nos lleve todo el año, no entra un peso más a la Argentina, no invierte nadie, y tenemos necesidad de inversiones, sino se para todo”, dijo el ministro.

Las declaraciones de ambos van en sintonía con la misma decisión política: mostrar un gobierno con una sola dirección en el inicio de la discusión en Diputados. Es que el kirchnerismo intentará bloquear y demorar el debate, mientras que la UCR, el PRO y el bloque que preside Miguel Ángel Pichetto, buscará matizar algunos aspectos más polémicos de “ley ómnibus”, principalmente la amplia delegación de facultades al Presidente por dos años, con posibilidad de renovarlo por dos años más.

 

 

 

 

 

Te puede interesar
Lo más visto