El uso abusivo de Tik Tok provoca narcolepsia entre los adolescentes y moldea sus habilidades cognitivas

La exposición excesiva a esta red social de contenidos fragmentados y breves impulsa un estado similar a la narcolepsia, un trastorno en la organización del sueño que afecta la salud. Aparece confusión y ensoñación sobre la fantasía-realidad en adolescentes de 13 años y más, la mayor franja de fanáticos de la plataforma de origen chino. La opinión de expertos en psicología y psiquiatría

Salud 26/12/2023 sanjuanhoy sanjuanhoy

L4AJGOM2JNCX7COIZPSNCTH32I

Uno de los peores impactos del uso abusivo de la red social TikTok entre los adolescentes es la supresión del sano ejercicio de la contemplación. Así pareciera ser que somos testigos de generaciones -under 15 y más- a las que les cuesta contemplar su propio entorno y la vida real fuera de la pantalla, que sí parece generarles una gratificación inmediata en loop y sin pausa.

Ese estado de ensoñación ficticia y desconexión que genera la lógica de la red de origen chino se la vincula con el efecto de la narcolepsia: una enfermedad que interviene en la generación y organización del sueño. Y cuyos principales síntomas son la excesiva somnolencia diurna y la cataplejía -episodios repentinos de debilidad muscular-; alucinaciones hipnagógicas -las que ocurren cuando nos estamos quedando dormidos-, parálisis y fragmentación del sueño nocturno.

La mayoría de los videos que circulan en TikTok duran 60 segundos. Son muchos disparos de luz en poco tiempo, que al cabo de unos lapso breve genera una especie de contacto visual adictivo, un efecto inductivo que provoca “no poder despegarse de la pantalla”.

 

La virtualidad puede borrar los límites entre lo real y lo digital, esto es aún más pronunciado en los niños o adolescentes, cuyo sistema cognitivo está en desarrollo. La inmersión de los más chicos en las redes sociales no es un fenómeno reciente, pero la pandemia por COVID aumentó exponencialmente el tiempo frente a las pantallas de manera exponencial y creó nuevos escenarios, donde las fronteras aparecen difusas e impactan en la forma de vincularse con el mundo y socializar con amigos y familiares.

 

Creada en China, Tik Tok cuenta hoy con más de 1.000 millones de usuarios globales y el secreto de su éxito radica en los videos cortos y atractivos de 15 a 60 segundos que se repiten una y otra vez, con temáticas que van desde coreografías de baile, tutoriales, recetas de cocina, deportes y retos a los seguidores (los famosos challenges). Entre los 1092 millones de usuarios activos que tiene la red social del scrolleo infinito, el 71% tiene menos de 35 años y el 38,5 % tienen menos de 25 años, según datos provistos por TikTok y citados por Amnistía Internacional.

 ¿Cómo afecta la salud mental de los niños y adolescentes el uso de TikTok? ¿La exposición durante horas a videos breves de qué manera moldea las capacidades cognitivas de las nuevas generaciones?

Los expertos advierten que los jóvenes que pasan mucho tiempo en la red social pueden presentar síntomas semejantes a los producidos por la narcolepsia, un trastorno del sueño que afecta la capacidad del cerebro para regular los ciclos del sueño y la vigilia. Los narcolépticos sufren de somnolencia excesiva durante el día y la noche y, en muchos casos, por ese mismo efecto, les cuesta diferenciar los sueños de la realidad.

Infobae consultó a la licenciada en Psicología y especialista en infancias Sonia Almada, quien además es fundadora de la asociación civil Aralma; y al doctor Enrique De Rosa Alabaster, médico psiquiatra, neurólogo y sexólogo.

Sonia Almada consideró que “Tik ToK plantea un paraíso de ensoñación y gratificación continua con recompensas inmediatas”. Y alertó que esta percepción luego choca con la realidad, donde los niños y las niñas deben tolerar frustraciones e incertidumbres que son intrínsecas a la vida real: que pueden ir desde estar muchas horas en la escuela, pelearse con un amigo o enfrentar problemas familiares.

En tanto, De Rosa Alabaster describió a la narcolepsia como una forma de trastorno del sueño vinculado a la somnolencia fuera de fase: “Tiene diferentes grados y puede ser diurna o nocturna, porque se trata de somnolencia en estados en los que uno tiene que estar en vigilia. Se habla de narcolepsia porque es una somnolencia similar a la inducida por narcóticos, aunque no sea efecto del consumo de drogas”.

El algoritmo del estímulo-recompensa

Como punto de partida para comprender cómo los jóvenes argentinos interactúan en esta red social, Infobae confrontó datos con un informe reciente de Amnistía Internacional titulado “Domar el algoritmo: desafíos para la salud mental y privacidad en el uso de TikTok Argentina”.

El documento detalla que TikTok tiene 16,2 millones de usuarios en Argentina y se estima que sólo entre 2022 y 2023 sumó casi 5 millones de seguidores. Además, es la red social en la que más tiempo pasan los usuarios con una cifra de permanencia promedio de 20 horas al mes (seguido por 17,5 horas en Instagram y 15,3 horas en Facebook).

El estudio etnográfico liderado por el doctor en Ciencias de la Información Martín Becerra y la doctora en Antropología, Victoria Irisarri, analizó las conductas de jóvenes de entre 13 y 25 años durante el primer semestre de 2023, en cinco ciudades de Argentina (CABA, la localidad de San Martín en el Gran Buenos Aires, Córdoba, Rosario y Salta).

Según los datos del relevamiento, TikTok es percibido entre los propios usuarios como una aplicación absorbente que puede generar pérdida de tiempo y una sensación de descontrol e incluso adicción. A pesar de las alertas y las herramientas de control parental, los usuarios encuentran dificultades para limitar su consumo.

Los investigadores alertaron sobre un fenómeno común en las redes sociodigitales, del que TikTok no es ajeno: la desjerarquización del conocimiento y la simetría de los enunciadores.

“La circulación acelerada de contenidos producidos por personas que parecen cercanas o celebrities desarticula el conocimiento especializado e institucionalmente validado. El autodiagnóstico emerge como una práctica frecuente que abarca desde dietas, cuidados de la piel, aprendizaje de técnicas de maquillaje y también de trastornos o enfermedades mentales”, advirtió el informe de Amnistía Internacional.

Una de las claves del éxito de TikTok, y una parte esencial de la experiencia de usuario, es su página “Para ti”, la experiencia de usuario por defecto, que es un feed alimentado por un sistema algorítmico de recomendación que ofrece contenidos personalizados que probablemente sean de interés para el usuario en cuestión.

La Asociación Americana de Psiquiatría (APA) señaló que las personas con narcolepsia experimentan períodos de una necesidad incontenible de dormir o se quedan dormidos varias veces durante el mismo día. “La somnolencia generalmente ocurre durante el día, pero debe ocurrir al menos tres veces por semana durante al menos tres meses para diagnosticar narcolepsia”, indican los especialistas de la entidad médica. Si bien el término narcolepsia se aplica a este tipo de trastorno de sueño, el proceso que ocurre en los adolescentes frente al uso abusivo de Tik Tok presenta similitudes.

En ese sentido, Almada cree que este bucle de sugerencias planteado por el algoritmo “lo que ofrece al usuario es entrar en una burbuja adictiva, que lleva a los adolescentes -y también a los niños de 8 a 13 años- a un estado de ensoñación excesiva que, por ende, deriva en un proceso similar a la narcolepsia”.

Los niños con alta exposición a la red social, con horas y horas scrolleando videos de baile, recetas de cocina o tutoriales, empiezan a vivir un sistema paralelo donde la gratificación es constante, y esto moldea su percepción del mundo cotidiano: “La plataforma plantea vivir en un mundo de fantasía, y los chicos al comparar la vida real con la aplicación, intentan desde la imaginación reproducir esos mundos, esto crea un no estar en el presente, un sueño continuo que jaquea la subjetividad”, explicó Almada.

Como explicó el doctor De Rosa Alabaster, la narcolepsia es somnolencia de fases y está vinculada a la mala construcción de la arquitectura del sueño, es decir a no respetar las fases de sueño en el momento correspondiente al descanso reparador. En diálogo con Infobae, el médico psiquiatra y neurólogo detalló que el vínculo entre los adolescentes y las redes sociales se nutre de una compleja relación multifactorial.

“En cuanto a lo comportamental aparecen fases de sueño, de alimentación y de actividad física no respetadas o sedentarismo, y también pueden aparecer el consumo de sustancias tóxicas, alcoholismo, drogas o medicación (o automedicación). Ante este cuadro explosivo, finalmente la frutilla del postre son las redes sociales y la luz de las pantallas. Entonces, no hablamos sólo del aspecto psicológico de qué contenido se ve en TikTok o cómo es la interacción, también aparece la modificación de las fases de sueño por la estimulación retiniana, que dificulta el sueño y trae somnolencia diurna”, enumeró De Rosa Alabaster.

Lo quiero ya
Los videos que obtienen más visualizaciones en TikTok tienen una duración media de 54 segundos, según un estudio de Metricool que analizó 3,4 millones de publicaciones de más de 85 mil cuentas individuales y de empresas durante un periodo de 180 días.

La inmediatez es la reina en el universo de las redes sociales y, en ese reino, la plataforma de videos brinda contenidos ofrecidos en bucle según las recomendaciones de un sistema algorítmico. Esto significa un video tras otro, sugerido en una cadena que puede ser infinita si el usuario no cierra la aplicación o se aparta del teléfono móvil por propia voluntad.

El informe que TikTok publicó sobre sus tendencias del próximo año (TikTok What’s Next Report 2024) lo describió de la siguiente manera: “Los usuarios tienen 1.8 veces más probabilidades de estar de acuerdo en que TikTok les presenta nuevos temas que ni siquiera sabían que les gustaban”.

El estudio etnográfico de Amnistía Internacional en niños y jóvenes de 13 a 25 años señaló que “los impactos sobre la sociabilidad, la construcción identitaria temprana, la capacidad de atención y concentración, el miedo a quedarse afuera de tendencias, actividades y relaciones (denominado FOMO, fear of missing out), el acceso a un universo de contenidos y contactos personales que desbordan los lazos tradicionales (familia, escuela, afectos cercanos)”, suponen desafíos propios de la actual etapa histórica en la socialización adolescente.

“Nuestro estudio enciende algunas alarmas que preocupan no solo a mamás y papás sino a los propios usuarios de TikTok”, alertó Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina. Según la investigación, el algoritmo de la red social es visto por los jóvenes entrevistados como una entidad con un poder casi mágico para predecir sus gustos y pensamientos. A medida que el algoritmo recopila datos de usuario, genera una “burbuja” personalizada basada en sus intereses y hobbies.

“La plataforma no ofrece información sobre el algoritmo, por eso las y los jóvenes transmitieron (durante las entrevistas de la investigación) sus rutinas de ensayo y error para intentar ‘domar’ el algoritmo en el marco de una puja por el control inherente a toda tecnología”, señaló Becerra quien fue una de las coordinadoras del relevamiento de Amnistía Internacional.

Almada resaltó que lo que se observa en la práctica clínica, en niños de 8 a 13 años o mayores, es “intolerancia a la frustración, problemas de concentración que terminan en problemas académicos, muchas situaciones de berrinches, enojos por creer que las cosas deben ser de otro modo o cuestiones cotidianas como intolerancia a estar peleado con un amigo, porque todo tiene que ser del orden de lo perfecto”.

“Sabemos que la popularidad de las redes sociales y de TikTok en particular es una realidad que no se puede cambiar, pero me preocupa esta situación. Debemos crear dispositivos de contención para los chicos y poder mostrarles que la vida real es una cosa y que las redes son otra, son una forma de diversión. Si no lo hacemos, los más chicos empiezan a confundir realidad y fantasía, como si TikTok fuera la realidad y la vida fuera una frustración”, reforzó la licenciada en Psicología.

Las largas horas de exposición a los videos de TikTok, que sólo exigen deslizar el dedo para disfrutar de la próxima publicación, también moldean los sistema de estímulo-recompensa de las nuevas generaciones. Para De Rosa Alabaster, “el famoso circuito de placer cambia, cada vez se necesitan estímulos más fuertes y más rápidos, más inmediatos y más cortos”.

¿Qué efecto tiene la gratificación inmediata? A largo plazo se produce un agotamiento del estímulo, las cosas ya no llaman tanto la atención. El placer inmediato genera una retribución inmediata, pero también genera una caída del efecto de esa retribución. Entonces, la siguiente recompensa se necesita mucho más rápido.

Familias y dispositivos de contención
Como señaló Almada, el recorte de la realidad que los adolescentes ven en las redes sociales, con filtros y efectos de edición, es una situación difícil de cambiar para los padres. Pero sí existen estrategias para cuidar a los chicos desde la contención y el acompañamiento, con el fin de que aquello que sucede en las pantallas no se transforme para los más jóvenes en el único cristal a través del cual interpretan la vida.

En esa línea, De Rosa Alabaster ejemplificó: “De la misma manera que no existe una píldora para estar en estado físico, sino que tenés que ejercitarte, no hay una píldora para no estar expuesto a posibles trastornos por el uso de las redes sociales o TikTok. Tenemos que entender que no se trata de fármacos, sino de higiene comportamental”.

Por eso apunta a buscar un cambio cultural y de hábitos de los padres y familias, enfocado en no banalizar ni relativizar el comportamiento de los adolescentes.

“Entonces, el camino es trabajar la tolerancia a la frustración, es transmitir que el placer no siempre es inmediato, porque el placer inmediato inevitablemente es adictivo, frustra y genera una serie de conflictos, hasta de problemas sueño”, sintetizó.

Te puede interesar
Lo más visto