La inflación de diciembre fue del 25,5 por ciento y hubo festejos en el Gobierno de Milei

El presidente Javier Milei había anticipado que si la inflación rondaba el 25% era un “tremendo éxito”. Las estimaciones privadas la ubicaban en un 30%. El 2023 terminó con una inflación por arriba del 200%. Lo que nos espera para los primeros meses del 2024 según los analistas.

Economía 12 de enero de 2024

supermercado

En medio de las tensiones por el tratamiento de la ley ómnibus en el Congreso y la batalla judicial por los amparos al Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), el presidente Javier Milei se anotó dos triunfos en la semana, primero cerró un acuerdo con el FMI por 4.700 millones de dólares y se conoció el dato de inflación de diciembre que publicó el Indec: 25,5%.

Pese a que el dato es el más alto en los últimos 33 años, para el Jefe de Estado representa “un éxito tremendo” porque en principio todo apuntaba a que no estaría por debajo del 30%.

En un diciembre que estuvo marcado por una fuerte desregulación de la economía, que impactó principalmente en la suba de combustibles, más una devaluación del 118%, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del último mes del año cerró en 25,5%, y acumuló un incremento a lo largo del 2023 del 211,4%.

“Si el número está más cerca de 25% quiere decir que el éxito fue tremendo. Si estabas en 25% en la segunda semana, y eso llevaba a una dinámica de 45%, en la tercera semana estabas en 30%, este efecto que viste que la carne, las gaseosas, bajaron. Estaríamos en un caso inédito en el que quebraste la inercia inflacionaria ya en la cuarta semana. Si estabas en ese número, tienen que llamarlo a Caputo y felicitarlo”, había declarado Milei en radio La Red, en la previa a la difusión de los datos del Indec.

Para el Presidente, al igual que los analistas consultados por este medio, “todavía queda un proceso de reacomodamiento de precios relativos” lo que implica que “va a seguir un período de inflación de números horribles, pero el tema es que veas que el paso que le sigue es la caída de la inflación”, explicó.

El 25,5% que informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos estuvo impulsado por fuertes subas en Bienes y servicios varios (32,7%), en particular por los aumentos en artículos de cuidado personal.

Le siguieron Salud (32,6%), impulsada por las variaciones en medicamentos y medicina prepaga, y después sigue Transporte (31,7%), por los incrementos en combustibles.

Sin embargo, el rubro que impactó fuertemente en todas las regiones del país, porque es el que tiene mayor incidencia en la formación del IPC, fue Alimentos y bebidas no alcohólicas. Este ítem cerró diciembre con un incremento del 29,7% (sobresalen los aumentos de precios en carnes y derivados más pan y cereales) y acumuló en los 12 meses del 2023 una suba del 251,3%.

En tanto, las dos divisiones que registraron las menores variaciones en diciembre fueron Educación (6,2%) y Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles (13,8%).

El economista Sebastián Laza no se extrañó con los números ya que “es el efecto de la devaluación y la liberación de precios que estaban contenidos”.

“La devaluación la he pegado mucho especialmente a los alimentos, después tenés lo que es salud y transporte que ahí lo que le pega es la liberación de precios. Son básicamente las dos medidas fuertes que ha tomado Milei” y por ahora “se ha trasladado a precios el 25%” por lo que “vamos a ver que pasen los meses siguientes”, opinó.

Según el economista “ahora debería venir una actualización en servicios”, sin embargo hay que tener en cuenta la recesión económica. “Muchas empresas están aumentando los precios en un mercado que ya venía recesivo y que ahora se va a poner más recesivo todavía por la caída del poder adquisitivo, entonces probablemente se limite un poco el traslado a precio”, consideró.

Laza también recordó que “ahora empiezan a sumarse las presiones de los sindicatos pidiendo reajuste de salarios, cláusulas de revisión” y puede convertirse en “otra causa para aumentar los precios” aunque “todo sería en un contexto recesivo fuerte, que lo que hace es frenar un poco esos impulsos de aumentar tanto los precios”.

Por último, el analista consideró que recién hacia el final del primer trimestre se verá “cuánto queda de esa devaluación inicial del 100% y si verdaderamente le sirve a la economía”.

Daniel Garro, director de la consultora Value International Group, fue conciso y directo “es parte de todo el proceso que el gobierno nuevo ha recibido del gobierno anterior y que va a seguir molestando durante varios meses, porque vamos a seguir teniendo tasas de inflación altas”.

“Se nota claramente la incidencia en algunos rubros en donde los precios estaban retrasados artificialmente” y “todavía falta que se sinceren más precios todavía” dijo Garro.

Según el economista “Este es el desenlace, la consecuencia de la emisión monetaria que hizo el gobierno anterior y de la distorsión fenomenal de precios relativos que generó”, ahora “habrá que esperar a ver como el nuevo gobierno se va comportando en materia de emisión monetaria y demás, y ver como colabora o no en los números que van a ir viniendo después” porque “acá vamos a tener 3 o 4 meses de números altos”.

También “habrá que esperar como se desenvuelven los hechos hasta ese momento, si sale la ley ómnibus o el DNU, si pueden dejar de emitir, en fin todo eso queda por verse por ahora. Pero esto es todito del gobierno anterior”, finalizó.

Gonzalo Diez, titular de la consultora Cabin’s Crew se limitó a decir que “la inflación se conoce como el aumento sostenido en el tiempo” por lo que en este caso el índice fue producto de “un shock” como le llamó el presidente Milei a su política económica y a partir de ahora “hay que ver que pasa el mes que viene, a ver si esto realmente fue un shock y se terminó acá o si vamos a acostumbrarnos a estos nuevos números de dos dígitos mensualmente”.

Te puede interesar
Lo más visto