Villa aseguró "ser una persona inocente" y lamentó los insultos en el superclásico

El colombiano de Boca estuvo ante la jueza Claudia Dávalos se declaró inocente, no aceptó preguntas y además denunció a Daniela Cortes por extorsión.

Deportes 08/05/2023 sanjuanhoy sanjuanhoy

villa-juicio_862x485

Sebastián Villa tuvo que dejar atrás rápidamente la derrota con Boca ante River en el Superclásico de este domingo ante River en el Monumental, ya que tuvo que presentarse en la sexta audiencia del juicio en su contra por violencia de género que afronta tras la denuncia de su expareja Daniela Cortés.

 El colombiano se declaró inocente y se puso como víctima de la situación: "El hecho que se me imputa, yo no lo cometí". Villa aseguró que la joven colombiana "era muy celosa" y "manipuladora", que "estaba enamorado" de ella y que la conoció en 2018 cuando él era jugador del Tolima de Colombia, previo a su pase a Boca Juniors.

El futbolista de 26 años relató como comenzó la relación sentimental entre ellos. "Nos conocimos en redes sociales, en 2018. Hablábamos por redes sociales, por Instagram. Yo estaba jugando en Tolima, de pronto quedamos a una hora de distancia en avión, ocho horas en auto. Ella iba y venía, con su familia, con mi familia... de pronto me compra Boca y le pido que por favor me acompañe a la revisión médica. Y vinimos a Buenos Aires", explicó.

Entonces agregó que una vez que se concreta la compra de su pase por parte del Xeneize él viajó definitivamente ya para instalarse y Cortés lo hizo un més más tarde. "Ella volvía, se quedaba un mes, después se iba dos o tres meses. Así era nuestra relación. Ella tenía la niña (su hija) y la universidad donde estudiaba administración de empresas, creo. Su papá no la dejaba quedarse porque tenía la universidad", relató.

Ahí fue cuando todo cambió según el relato del jugador. "Después no era lo mismo, ser el Sebastián Villa del Tolima que el de Boca, que lo convocaban de la Selección Colombia. Quería las contraseñas de las tarjetas, me peleaba porque quería manejarme el Instagram. y yo le decía que no", remarcó.

Cuando se concreta la venta de Boca, es la primera vez que a mí me entra un dinero. De los 3,5 millones de dólares, a mí me queda un 8 por ciento. Como ella estaba en Buenos Aires y yo estaba entrenando, le hicimos un poder a su hermana, Cintia Cortés. Ella se enojó porque yo no quise darle la firma para que ella fuera dueña del departamento. '¿Para qué vine yo a Buenos Aires si no voy a progresar?' me decía. Al tiempo me enteré que ese departamento que compró, estaba embargado", aseguró.

Entonces fue cuando el colombiano aprovechó para lamentarse por el trato que recibe en las canchas de fútbol cuando juega con Boca como visitante. "Fue muy duro, me gritan cosas en la cancha, es muy difícil para mí. Yo confío en Dios, yo llevaba a Daniela a la iglesia, hablo con Dios, todo los días le pido a Dios. Yo soy una persona inocente. Nunca le haría daño a ninguna persona", contó. Esto tiene un contexto muy reciente, ya que en el superclásico además de los silbidos permanentes, los hinchas de River le cantaron: "Se va preso, y Villa se va preso...".

"'Negro asqueroso, si vos no sos mío, no sos de nadie. Yo no quiero que esto termine mal', me dijo. 'Si usted no me da el vuelo privado para Colombia y 150 mil dólares, yo le daño la carrera'. Ahí yo me asusté mucho", contó sobre una situación con su expareja volviendo al relato de aquellos días.

Fue entonces cuando contó su versión sobre el desenlace de la historia: "Mientras estoy hablando por teléfono, saco la maleta donde tenía el pasaporte. Cuando siento un estruendo, le hizo un rayón en el auto y era Daniela, que me tiró la maleta y me dañó todo el auto. Cuando llegamos a la casa de Juanfer (Quintero, ex jugador de River), estaban la tía y la hermana. Llamé a (el entonces DT de Boca) Miguel Ángel Russo y le conté que Daniela me había agredido, que me pidió dinero".

"Cuando meto la mano adonde tengo el pasaporte, no estaba. Le digo a Juanfer: 'Mirá que Daniela me sacó el pasaporte'. Fuimos, llegamos a la casa mía, puse la tarjeta blanca, y llegamos. Le escribo a Cintia, le digo que estaba abajo, que le dijera a Daniela que bajara y que me diera el pasaporte. Estaba con Brian, busco el pasaporte, ella estaba bien. Agarré mis cosas y nunca más la volví a ver hasta el día de hoy", finalizó.

Te puede interesar
Lo más visto