Tras aprobar programa argentino, el FMI advirtió que "el camino hacia la estabilización será difícil"

“Las autoridades se han comprometido a eliminar en el corto plazo las restantes restricciones cambiarias distorsionantes y las prácticas monetarias múltiples”, así lo señaló Kristalina Georgieva, Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Economía 31 de enero de 2024

posse-y-gita-gopinathjpg
Nicolás Posse y Gita Gopinath

Mediante un comunicado, y tal como anticipó Ámbito, el Fondoinformó, en la noche de este miércoles, que el Directorio del organismo aprobó el acuerdo a nivel staff que alcanzó la Argentina el pasado 10 de enero. De esta forma, posibilitó el desembolso de alrededor de u$s 4.700 millones (o DEG3.500 millones) que ya ingresaron al Banco Central.

Georgieva ponderó que el Gobierno “está tomando medidas audaces”, pero también advirtió que el camino hacia la estabilización será difícil”.

El FMI expresó que estos recursos se giran “para apoyar los sólidos esfuerzos políticos de las nuevas autoridades para restaurar la estabilidad macroeconómica y volver a encarrilar el programa”.
Al concluir el debate de la Junta Ejecutiva, Georgieva formuló declaraciones en las que criticó las políticas implementadas por la anterior administración y ponderó las que lleva adelante el gobierno de Javier Milei.
Georgieva sostuvo que “los ya grandes desequilibrios y distorsiones de Argentina se agudizaron y el programa se desvió significativamente, lo que refleja las políticas inconsistentes del gobierno anterior. En medio de esta difícil herencia (inflación elevada y creciente, reservas agotadas y altos niveles de pobreza), la nueva administración está tomando medidas audaces para restaurar la estabilidad macroeconómica y comenzar a abordar los impedimentos de larga data al crecimiento. Estas medidas iniciales evitaron una crisis de balanza de pagos, aunque el camino hacia la estabilización será difícil”.

Elogio del FMI al programa del Gobierno

La titular del FMI elogió el programa oficial al señalar que “el ambicioso plan de estabilización acordado se centra en el establecimiento de un ancla fiscal fuerte que ponga fin a todo financiamiento del gobierno por parte del Banco Central”. Al respecto, recordó que el logro de un superávit fiscal primario de alrededor del 2% del PIB este año se sustentará en una combinación de impuestos temporales relacionados con las importaciones y el fortalecimiento de los impuestos a los combustibles, junto con esfuerzos para racionalizar los subsidios a la energía y el transporte, los costos administrativos y las políticas de menor prioridad. gastos discrecionales.

Georgieva sostuvo que “también se está reforzando la asistencia social para apoyar a los más vulnerables y salvaguardar el valor real de las pensiones. Con el tiempo, se prevén medidas fiscales de mayor calidad para lograr mejoras estructurales en los ingresos y el gasto y asegurar la consolidación y una distribución más equitativa de la carga”.

La directora del Fondo también advirtió que debe mantenerse una paridad cambiaria competitiva. Dijo que “Tras el realineamiento del tipo de cambio, la política cambiaria debería continuar asegurando los objetivos de acumulación de reservas”. Tras señalar que se están tomando medidas importantes para abordar el gran sobreendeudamiento comercial y crear un sistema de importación más transparente y basado en reglas, recordó que “las autoridades se han comprometido a eliminar en el corto plazo las restantes restricciones cambiarias distorsionantes y las prácticas monetarias múltiples, y a desarrollar planes para desmantelar gradualmente las medidas de gestión de los flujos de capital, según lo permitan las condiciones”.

Georgieva también hizo referencia a la política monetaria, en tal vez el único aspecto de sus declaraciones en las que podría darse alguna discrepancia con el programa argentino que, por el momento, ha fijado tasas de interés fuertemente negativas. La Directora del FMI afirmó que “La postura de la política monetaria debería evolucionar para respaldar la demanda de dinero y la desinflación, mientras que el marco y las operaciones de la política monetaria se ajustarán para fortalecer su papel de anclaje. Seguir fortaleciendo el balance del Banco Central sigue siendo una prioridad”.

Elogió que “se están realizando esfuerzos para corregir grandes y extensos desajustes de precios relativos, reformar el sector energético y crear una economía más simple, basada en reglas y orientada al mercado. Se están abordando las barreras al crecimiento, el empleo formal y el comercio, mientras se prevé un marco regulatorio más predecible para impulsar la inversión y liberar el potencial energético y minero de Argentina”.

Con todo, se desprende de las palabras de Georgieva la preocupación del organismo por que el programa cuente con sustento en la población. Al respecto afirmó que “Será esencial una formulación de políticas ágiles y una planificación de contingencias, y es posible que se necesiten medidas adicionales para asegurar los objetivos del programa y restaurar la estabilidad de manera duradera. Sigue siendo imprescindible una comunicación clara y una asistencia social bien orientada, así como esfuerzos continuos para generar apoyo social y político para el programa”.

Por otra parte, este martes el Jefe de Gabinete, Nicolás Posse, fue recibido en Washington DC por Gita Gopinath, primera Subdirectora Gerente del Fondo Monetario Internacional. Estuvieron presentes Rodrigo Valdés, director del Departamento del Hemisferio Occidental y Luis Cubeddu, subdirector del Departamento del Hemisferio Occidental.

Las autoridades del Fondo manifestaron a Posse su apoyo a las reformas económicas implementadas por el gobierno argentino, liderado por Javier Milei, previo a la aprobación, en el día de hoy, de la séptima revisión del acuerdo por parte del organismo.

Desembolso de u$s 4.700 millones

Tras recibir los u$s 4.700 millones, el Gobierno canceló vencimientos con el Fondo por casi u$s2.000 millones. Así, las reservas brutas del Banco Central crecieron en el día u$s2.527 millones hasta los u$s27.635 millones.

La aprobación del programa argentino ocurrió un día después de que el FMI corrigiera las proyecciones de crecimiento para el país en su última actualización del informe de Perspectivas Económicas. Así, mientras que en octubre pasado proyectaba un crecimiento de 2,8% para la economía local en 2024, ahora estima que caerá en igual porcentaje, un -2,8%.

Por su parte, el economista jefe del organismo, Pierre-Olivier Gourinchas estimó que la inflación tendería a moderarse hacia fin de año, cuando alcanzaría cifras mensuales de un dígito, y terminaría 2024 con una suba del índice en torno de 150%.

Te puede interesar
Lo más visto