La Joaqui habló con el Pollo Álvarez: “Pensaba que no tenía derecho a sentirme sexy porque era mamá”

La cantante estuvo en Casino Resort, el ciclo de entrevistas de Infobae. Contó cuál es su secreto para conquistar a un hombre, cómo articula sus roles como mujer, madre y artista; y cuestionó las desigualdades de género expresadas en las letras de las canciones.

Espectáculos - Música 29/12/2023 sanjuanhoy sanjuanhoy

PAPIDCXOIZFX7IHHJ6DMHRQLCE

Joaquinha Lerena De La Riva, conocida como La Joaqui, es cantante, compositora y actriz. Considerada una de las pioneras femeninas del freestyle, por ser la primera mujer en clasificar en la Batalla de Gallos y llegar a las instancias de las semifinales.

Además, es una de las mayores referentes del RKT en Argentina. Inició su carrera el 2014, pero saltó a la fama años más tarde por sus canciones “Butakera”, “Tu amor” y “Dos besitos”, que se ubicaron entre las primeras 15 posiciones del ranking “Argentina Hot 100″ publicado por la revista Billboard.

“Me gusta escribir sobre cómo disfruta el sexo una mujer. No porque sea una desubicada o no piense en la juventud sino porque cuando era adolescente me sentí limitada a sentir o a expresar. Creía que estaba hecha para satisfacer”, recordó la cantante.

Como actriz, participó en la película “Bañeros 4: Los rompeolas” y en la segunda temporada de “El marginal”, donde interpretó a Mecha, la novia de “Diosito”, personificado por Nicolás Furtado. También actuó en la serie Días de Gallos.

Su técnica para encarar
 
A pesar de la exigencia de llevar adelante una carrera artística, Joaqui admite que le gustaría dedicar tiempo para conocer a alguien especial y admite que, si bien siente que su forma de ser intimida a los hombres, tiene una técnica que la ayuda a la hora de conquistar sin quedar en evidencia. ¿De qué se trata? ¿Funciona?

Joaqui: —Si no me conocés... Me ves en un boliche y me querés encarar… ¿Te intimido o te animás?

Pollo: —A mí no, pero porque no le tengo vergüenza a nada. Pero sí. Creo que intimidás.

Joaqui: —Yo nunca encararía a alguien que me gusta.

Pollo: —Está mal.

Joaqui: —Ya sé, pero no me aguantaría el rebote.

Pollo: —Pero podés cambiarlo. Si te gusta alguien, le decís: “Disculpame, te quiero contar esto…”

Joaqui: —Yo tengo una técnica. Si me gustás mucho, no te lo voy a decir ni voy a hacer que nadie te lo diga porque me da vergüenza. Pero voy a tratar de que me encares si gustás de mí. ¿Estás listo?

Pollo: —¿Todavía no hiciste la técnica? Pensé que era esa… (risas).

Joaqui: —No, no. Yo tiro una miradita así (realiza una pose) para que el que me gusta se dé cuenta que lo miro diferente a los demás (risas).

Pollo: —¿Sabés que sentí? En vez de algo sensual, pensé que te daba pena. Como si dijeras: “Uh, pobre pibe” (risas).

Joaqui: —¡Ahora entiendo por qué no se me tira nadie!. Es que tampoco puedo tirar algo muy descarado porque si no van a decir: “La Joaqui se me regaló”. Tengo que ser sutil.

Pollo: —Cualquier tipo inteligente con dos calles caminadas se da cuenta si hay algo o no. Tal vez estás mirando a la persona incorrecta…

Joaqui: —O tal vez debería empezar a mirar a alguien, porque la verdad que estoy a nada de no saber chamuyar.

Ser madre y femme fatal
Joaquinha es mamá de dos nenas: Shaina de 7 años y Eva de 4. Su primera hija la tuvo a los 20 años y recordó cómo fue su incursión en el mundo de la maternidad y todos los cambios que experimentó en ese periodo.


“Sentí que había dejado de ser atractiva o pensaba que no tenía derecho a sentirme sexy porque era mamá”, reflexionó la cantante.

Durante la entrevista, se autocalificó como “una re mamá” que está atenta a las necesidades de sus hijas y que hace esfuerzos por estar presente en cada momento de sus vidas. “Si tengo que llegar de trabajar sin dormir y llevarlas a la escuela, lo hago. Si tengo que hacer una pijamada con 20 nenas para que mi hija disfrute su fin de curso y sepa que estoy muy orgullosa, también lo hago”, afirmó.

Sin embargo, Joaqui remarcó que ser madre no significa dejar de lado la femineidad o el disfrute como mujer. “Tengo derecho a disfrutar del sexo y escribir de lo que nos gusta a las mujeres”, sentenció.

En este punto criticó la desigualdad de género plasmada en las canciones que refieren al sexo. “Los temas que escriben los hombres deducen lo que nos gusta a través de la pornografía y, en realidad, eso no nos gusta. Yo quería escribir cómo es realmente”, advirtió.

“La gente asume que a una mujer le gustan ciertas cosas, pero no hay excusa para semejante brutalidad”, opinó.

La reconocida cantante contó que cuando era adolescente y tuvo su primer novio le daba “vergüenza” decir lo que no le gustaba durante el sexo.

“Empecé a escribir canciones sexuales porque tenía ganas de que la gente supiera qué es lo que a una mujer también la calienta”, concluyó.

Las letras
Criticada por varias de sus composiciones, la cantante se defiende y aclara que sus temas son una forma de expresar lo que siente. “Soy una mujer y tengo el mismo deseo sexual que cualquier persona y, a veces, lo quiero exteriorizar”, sostuvo.

“¿Por qué Anuel puede cantar ‘La bebe leche’ y convertirse en un hit global, pero se enojaron cuando escribí ‘La tanga colorada’?”, preguntó irónica.

Con respecto a su tema “Leche”, que canta junto a DJ Tao, la artista explicó que la letra “habla un poco de la adrenalina del despecho”. “Es un tema en el que decís: ‘Ya está. Me rompieron el corazón. Pero yo te olvido hoy’. Como sea, con quien sea, pero yo a vos te olvido, pá”, sentenció.

El juego del millón
Pollo: —¿Qué comprarías con un millón de dólares?

Joaqui: —No me compraría una re mecha, porque me gustaron siempre, así que ya tengo la que me gusta. No te niego que, tranquilamente, caería en un R8 pastel. Pero quiero mantener la humildad.

Pollo: —¿Qué auto tenés ahora?

Joaqui: —Tengo una Range Rover descapotable.

Pollo: —¿Descapotable? No la vi en mi vida… (risas).

Joaqui: —Es de colección. No es un auto genérico. Hay pocos, pero te tiene que gustar… Con esa estoy bien.

Pollo: —Entonces, ¿qué te gustaría comprar?

Joaqui: —Me compraría una casa para mí y para mis hijas porque la que tenemos la alquilamos. Es muy linda, pero la alquilamos. Me gustaría que sea nuestra y quedarnos ahí, porque me re gusta el lugar.

Pollo: —¿En qué zona?

Joaqui: —En zona sur. Cuatro habitaciones. Una para mis hijas, una para mí, en otra me armaría un estudio y en la otra haría una sala de juegos.

Pollo: —Calculemos unos 300 mil.

Joaqui: —Me gustaría que sea campo porque me gustan mucho los animales. Entonces tendría unos conejos, unos patitos… (risas).

Pollo: —Hay que ampliar el terreno.

Joaqui: —Sino podemos comprar una casa en el campo, que es más económico, así tengo un montón de hectáreas para tener animales. Nosotras siempre vamos a una granja. Nos gusta mucho visitar a los animales rescatados.

Pollo: —Te quedan 700 mil.

Joaqui: —Dejaría 300 mil en una caja de ahorro para mis hijas. Que lo tengan para lo que quieran estudiar o ser artistas.

Pollo: —Te quedarían 400 mil.

Joaqui: —Le mandaría 100 mil a “Celes”, que es la dueña de un comedor en Mar del Plata del que soy madrina. Guardaría otros 100 mil para grabar un nuevo videoclip que me vuelva a generar ingresos.

Pollo: —Te quedan 200 mil.

Joaqui: —Me guardaría una astilla por si algo fracasa.

Pollo: —No compraste ropa.

Joaqui: —Sí, es verdad. Podría haber comprado. Lo que pasa es que si me la das para gastar en el día, yo me la gasto.

Pollo: —¿Te gusta la ropa?

Joaqui: —Me encanta. Me gusta mandarme mucho a hacer.

Pollo: —¿Relojes? ¿Cadenas? ¿Te gustan?

Joaqui: —Y… sí. ¿Qué te voy a decir? Si no tuviera hijas… (agarra los billetes).

Pollo: —No, ya lo gastaste.

Joaqui: —Volvamos, volvamos. ¡Me arrepentí! (risas).

Aguerrida, madraza y apasionada. Así se la puede definir a La Joaqui, que inició un camino artístico hace casi diez años y hoy se encuentra en la cima de una carrera que, con altibajos, supo mantener. Sus temas suenan en todos lados y siguen escalando posiciones en las principales plataformas musicales abriendo paso a un nuevo año de proyectos.

Te puede interesar
Lo más visto