San Juan Hoy - Noticias de la provincia, el país y el mundo San Juan Hoy - Noticias de la provincia, el país y el mundo

Córdoba: Natalia de la Sota y la historia del acercamiento y la desilusión con Alberto Fernández

La primera candidata del PJ cordobés dijo que el Presidente “no cumplió lo prometido”. Fue una de las pocas dirigentes del schiarettismo que lo apoyó en la campaña presidencial de 2019.

Política 11 de noviembre de 2021

alberto natalia de la sota

“Yo le creí y de eso nada pasó”, dijo Natalia de la Sota, con gesto de desilusión. El destinatario fue el presidente Alberto Fernández.

En su primera incursión en medios de Capital Federal, la primera candidata a diputada nacional por el PJ cordobés tuvo que hablar de su cambiante relación con el jefe del Estado.

La legisladora nacional se mostró desilusionada y molesta con las últimas definiciones del Presidente sobre Córdoba.

“Fue ofensivo. Fue una frase poco feliz y la verdad que a los cordobeses nos duele porque esperábamos por fin tener y pensar una Argentina federal”, manifestó al canal porteño La Nación+.

 
En plena campaña electoral y con un gobernador Juan Schiaretti parado como un duro crítico del Gobierno nacional, De la Sota rechazó las últimas definiciones de Alberto Fernández, en el sentido de que Córdoba era “un territorio hostil” para el Gobierno nacional y “que debía integrarse al país”.

Respaldo

De la Sota fue la única dirigente peronista cordobesa que en plana campaña presidencial de 2019, apoyó a la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner, sin alejarse del gobernador Schiaretti.

Sobre el final de aquella campaña presidencial, dos semanas antes de las elecciones, la hija del exgobernador José Manuel de la Sota había oficializado su respaldo al Frente de Todos, a través de un video difundido en sus redes sociales.

A diferencia de otros peronistas que se habían sumado al Frente de Todos, De la Sota mantuvo su apoyo a la “lista corta” de candidatos a diputados nacionales que impulsó el gobernador, con Carlos Gutiérrez como cabeza la boleta.

Hubo varios dirigentes peronistas provinciales, como el propio titular del partido en aquel momento, el senador Carlos Caserio, que jugaron fuerte con el Frente de Todos, con la diferencia que tomaron distancia del mandatario provincial.

Natalia de la Sota fue la única que consiguió un guiño de Schiaretti para pronunciarse a favor la fórmula del Frente de Todos, pero sin romper con el PJ provincial.

 
Hubo una negociación. En aquel momento, la concejala capitalina y legisladora provincial electa por Hacemos por Córdoba, siguió la línea de pensamiento que sostenía su padre, que había fallecido en un accidente automovilístico, el 15 de septiembre de 2018: la unidad del peronismo era el único camino para derrotar al macrismo a nivel nacional.

Un pensamiento con el cual no coincidía Schiaretti.

El gobernador no considera al kirchnerismo como parte de un peronismo “republicano, federal y democrático”, como suele definir el mandatario provincial a su partido.

De hecho, Schiaretti se mantuvo “prescindente” en la aquella campaña presidencial. Para muchos peronistas (Caserio y Olga Riutort lo dicen de manera pública), esa postura del líder del PJ cordobés fue “funcional” al macrismo.

Acercamiento

¿Cómo se gestó el acercamiento de Natalia de la Sota con Alberto Fernández, en plena campaña presidencial?

En su condición de candidato presidencial, Alberto Fernández vino a Córdoba por primera vez, el 10 de julio de 2019.

Fue recibido por Schiaretti en el Centro Cívico, en una fría reunión que no duró más de 40 minutos.

En aquel momento, el entonces vocero del candidato presidencial, Juan Pablo Biondi se había quejado en privado de que el gobernador no dejara a Alberto Fernández atender a la prensa dentro del edificio del Centro Cívico.

Se debió organizar una improvisada conferencia de prensa en la explanada del Panal, aquel gélido mediodía de invierno.

Con el correr de la campaña, Schiaretti mantuvo en su postura de no apoyar al Frente de Todos, mientras dirigentes albertistas y cristinistas comenzaron a sondear a peronistas cordobeses para conseguir adhesión en Córdoba.

En esa búsqueda, Sergio Massa, quien se había sumado al acuerdo político con los Fernández, fue el primer nexo para que el candidato presidencial recibiera a la hija del exgobernador De la Sota.

Hubo un primer encuentro en Capital Federal, en el departamento de Fernández Puerto Madero. Hubo fotos, pero sin un pronunciamiento a favor de su candidatura de la peronista cordobesa.

Natalia de la Sota invitó a Alberto Fernández a participar en Córdoba de la misa por el primer aniversario de la muerte de su padre, el 15 de septiembre de 2019, en plena campaña electoral.

El acto recordatorio se realizó en la Catedral de Córdoba. Alberto Fernández vino acompañado por Massa, Eduardo de Pedro y Santiago Cafiero, entre otros. Luego, todos serían funcionarios nacionales importantes.

Fernández ya tenía una relación tirante con Schiaretti. Aquel día, antes de la misa, el candidato impulsado por Cristina Fernández brindó una entrevista a La Voz, donde cuestionó al gobernador.

Reunión con Alberto

Luego de homenaje a De la Sota, cuando las declaraciones de Alberto Fernández ya tenían repercusión nacional, Schiaretti llamó al candidato y le pidió una reunión.

El encuentro se realizó en un hotel del noreste de la ciudad, donde el candidato se hospeda y pidió que se concretara la charla.

Aquella reunión en el anochecer del 15 de septiembre de 2019, fue la última reunión a solas entre Schiaretti y Alberto Fernández.

En los casi 23 meses de compartir el poder, el Presidente no recibió al mandatario cordobés en una audiencia oficial.

En aquel contexto, Alberto Fernández apuntó a tener el apoyo de Natalia de la Sota y el delasotismo, marcando diferencias con el schiarettismo.

Nueve días de la visita a Córdoba, el candidato presidencial invitó a Natalia de la Sota a participar de un acto de campaña en Mendoza, en el cual participarían todos los gobernadores peronistas que lo apoyaban.

El albertismo hizo una propuesta difícil de rechazar para De la Sota. Presentaron en territorio mendocino el proyecto de las “capitales nacionales alternas”, una iniciativa inspirada en la decisión del gobernador De la Sota de convertir a Río Cuarto en capital alterna provincial, en el año 2000.

De la Sota participó del acto en Mendoza, donde fue una de las protagonistas. Sin la presencia de Cristina Kirchner, la convocatoria fue una de las más significativas de campaña que encabezó Alberto Fernández, ya que recibió el apoyo de 16 gobernadores peronistas. La excepción fue Schiaretti.

Dos semanas atrás, Natalia de la Sota hacía público su respaldo a la fórmula del Frente de Todos, para “cerrar la grieta”, argumentó la hija del exgobernador.

Dos años después, la ahora primera candidata del schiarettismo tomó distancia del Presidente de la Nación, sin disimular su desilusión.

Fuente: La Voz del Interior

Te puede interesar

capital plazas

Lo más visto



Boletín de noticias