Irán admitió que uno de sus misiles derribó al avión ucraniano por "error"

Mundo 11 de enero de 2020
El presidente Hasan Rohani reconoció que el vuelo fue confundido con una "aeronave hostil" y fue "atacado".

Screenshot_20200111-071246~2

El gobierno de Irán admitió este sábado que misiles disparados por un "error humano" provocaron la catástrofe del avión de Ukraine International Airlines que causó la muerte de 176 personas el miércoles, un anuncio que confirma la hipótesis avanzada por varios países como Canadá o el Reino Unido.

En un comunicado divulgado por la agencia oficial de noticias Irna, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas reconoció que la aeronave ucraniana fue confundida con un "avión hostil" y fue "atacado", en momentos en que "las amenazas enemigas" se encontraban "al más alto nivel".

Inmediatamente, el presidente de Irán, Hasan Rohani, dijo que se trataba de "una gran tragedia", calificándola de "error imperdonable".

La aeronave se estrelló el miércoles minutos después de despegar, en una noche en la que Irán estaba lanzando misiles contra bases militares iraquíes utilizadas por tropas estadounidenses, en respuesta al asesinato del general iraní Qasem Soleimani, días antes, en un ataque estadounidense en Bagdad.

"La investigación interna de las Fuerzas Armadas concluyó que lamentablemente misiles lanzados por un error humano causaron el horrible impacto del avión y la muerte de 176 personas inocentes", admitió Rohani en la red social Twitter.

"Las investigaciones continúan para identificar y llevar ante la justicia a los responsables de esta gran tragedia y error imperdonable", aseguró el mandatario.

En un mensaje en la red social Facebook, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, confió en que así sea y que Irán pague "compensaciones" por lo ocurrido.

"Esperamos que la investigación se lleve a cabo sin retrasos y sin obstáculos. Nuestros 45 expertos deben tener un acceso total" a todos los elementos de la investigación, dijo.

El presidente se refería a los expertos ucranianos que llegaron el jueves a Teherán para participar en la investigación y el análisis de las cajas negras del aparato.

"No teníamos la menor duda de que nuestra tripulación y nuestro avión no podían ser la causa de esta terrible catástrofe. Eran los mejores", reaccionó el presidente de Ukraine International Airlines, Ievguen Dijne.

Por su parte, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, pidió "transparencia" para que se efectúe una "investigación completa y en profundidad". El país se vio especialmente afectado por esta tragedia ya que la mayoría de las víctimas eran iranocanadienses, aunque en el avión también viajaban afganos, británicos, suecos y ucranianos.

El avión de Ukraine International Airlines despegó el miércoles del aeropuerto de Teherán con rumbo a Kiev y pocos minutos después se estrelló en unos terrenos agrícolas cerca de la capital. Todas las personas que iban a bordo murieron.
Horas más tarde, Trudeau anunció que informaciones de los servicios de inteligencia propias y de países aliados hacían pensar que el avión había sido derribado por un misil, aunque añadió que "puede que no haya sido intencional".

Rápidamente, el primer ministro británico, Boris Johnson, se manifestó en el mismo sentido, así como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su secretario de Estado, Mike Pompeo.

Te puede interesar