Las reglas que Hugh Hefner imponía a sus “conejitas” en la famosa mansión: tintura rubia, orgías y voto de silencio

Toque de queda estricto, orgías obligatorias y un voto de silencio. En la Mansión Playboy no se admitían morochas ni labios pintados de rojo. El magnate era un hombre posesivo, con un harén propio en su residencia donde regían pautas insólitas, como la prohibición de fraternizar

Historias 17/01/2024 sanjuanhoy sanjuanhoy

YB2LHAWRXVDBRFTGZ7QJ6VGIEQ

Nada de crear vínculos. Nada de pelo castaño. Y absolutamente nada de labial rojo. Las ex novias de Hugh Hefner vivían gratis en la Mansión Playboy, pero eso no significa que no pagaran un precio. La vida en la casa de Hefner venía acompañada de estrictas normas, incluido un toque de queda que comenzaba muy temprano.

Aunque a veces se veía a Hugh y a sus muchas novias por la ciudad, cuando ellas no estaban con él, tenían que estar en casa a una hora específica. Una de sus antiguas novias, Izabella St. James, declaró a Fox News Digital, “Teníamos que estar en casa a las 9 de la noche. Hef no quería que las chicas salieran de fiesta sin él. Supongo que no quería que tuviéramos la oportunidad de ser infieles”.

 
En el 2021, Jenna Bentley, otra de las ex conejitas de Hefner, se sinceró sobre su experiencia en la Mansión Playboy durante una entrevista con Jam Press, diciendo, “No era que estuviéramos prisioneras. Aunque si te saltabas el toque de queda dormías en el césped. Eran muy estrictos al respecto”.

Orgías obligatorias

No sorprende que las novias de Hugh Hefner tuvieran que participar en sesiones semanales de sexo en grupo con el magnate de los medios de comunicación. Aunque los recuerdos varían en cuanto a lo que sucedió en estos momentos no tan íntimos, algunas de sus ex se abrieron sobre la experiencia. Durante una entrevista del 2015 con BuzzFeed News, Holly Madison reveló: “Siempre era los miércoles y los viernes después del club. Siempre era exactamente lo mismo porque así es como le gustaba vivir su vida”. Según Holly, todas las novias de Hefner estaban obligadas a participar. Explicó que “sabían que era una especie de requisito para vivir allí”.

Durante un episodio de la serie Secrets Of Playboy, de A&E, Izabella St. James describió lo que ocurría durante el período previo a las relaciones sexuales. “Todas las chicas se duchaban o se bañaban y la gente se sentaba en su cama. Luego él se fumaba un porro, y las chicas descorchaban botellas de champagne y pedían comida”.

Zoe Gregory afirmó que Hefner tomaba Viagra antes de tener relaciones sexuales con las siete novias que tenía en ese momento, pasando aproximadamente un minuto con cada una de ellas. “Pero cuando estás haciendo eso, un minuto parecen cinco”.

Cuerdas atadas

Las novias de Hefner vivían gratis en la Mansión Playboy y recibían una asignación semanal. Pero cobrar ese dinero no era tan glamoroso como parece. En sus memorias Bunny Tales: Behind Closed Doors At The Playboy Mansion, Izabella St. James se sincera sobre cómo se sentía realmente al recibir dinero de Hefner, “Teníamos que ir a la habitación de Hef, esperar a que recogiera la caca de perro de la alfombra, y luego pedir nuestra paga. Todos odiábamos este proceso”. Según Izabella, la denigrante experiencia de cobrar su asignación venía acompañada de críticas del dueño de la revista, algo así como una evaluación de rendimiento. También explicó en sus memorias que “Hef siempre aprovechaba la ocasión para sacar a relucir cualquier cosa que no le gustara de la relación. La mayoría de las quejas se referían a la falta de armonía entre las amigas, o a la falta de participación sexual en las fiestas que organizaba en su dormitorio”. Y agregó: “si estábamos fuera de la ciudad por cualquier motivo y nos perdíamos una de las noches oficiales de salir, no quería darnos la paga. La utilizaba como arma”.

El difunto magnate de Playboy disfrutaba teniendo a sus novias completamente en deuda con él, asegurándose de que dependieran económicamente de él y no tuvieran más remedio que aceptar sus críticas verbales.

No se admiten morenas

Salta a la vista que todas las novias de Hugh Hefner se parecen, sobre todo en lo que se refiere al color de su pelo. Y según las ex de Hefner, hay una razón por la que todas sus compañeras son rubias. Durante una aparición en el podcast Power: Hugh Hefner en el 2021, Holly Madison lo confirmó: “Se esperaba que tuvieras un aspecto determinado, tenías que tener el pelo rubio”. Además de tener el pelo a tono, Hefner también tenía altas y caras expectativas para el vestuario de sus novias. Madison dijo: “te daba mil dólares a la semana que se suponía que era una asignación para ropa”.

En su libro del 2015 Down The Rabbit Hole: Curious Adventures And Cautionary Tales Of A Former Playboy Bunny, Holly dijo que Hefner sería malo si no le gustaba el corte de pelo de alguien. Después de cortarse su larga melena rubia en un moderno corte recto, ella misma recibió la ira de Hef. “Volví con el pelo corto y se enojó conmigo. Dijo que me hacía parecer vieja, seria y barata”. Aunque ella estaba contenta con su nuevo estilo, las palabras de Hefner la persiguieron durante años, demostrando cuánto control tenía sobre sus conejitas.

Voto de silencio

Desde la muerte de Hugh Hefner en septiembre del 2017, sus ex-novias comenzaron a compartir sus experiencias con el dueño de Playboy, y eso incluye el uso de acuerdos de confidencialidad. En el mundo de las celebridades, la firma de estos acuerdos es bastante común, y Hefner se aseguró de que todas las mujeres de la Mansión Playboy los hubieran firmado mientras salían con él, y no solo se referían a su propio comportamiento. Durante una entrevista con Jam Press, la ex de Hefner, Jenna Bentley, afirmó: “Tuve que firmar un acuerdo de confidencialidad muy, muy, muy estricto, y por eso no puedo hablar de quién tuvo relaciones sexuales en la mansión. Pero vi a muchos famosos practicar sexo allí y yo también participé en muchas de ellas”.

Cuando Holly Madison publicó sus memorias, Down The Rabbit Hole, en el 2015, Us Weekly sugirió que podía ser tan sincera porque no había firmado un acuerdo mientras salía con Hefner. Pero, Radar informó que Holly, de hecho, había firmado un acuerdo de confidencialidad, lo que significa que lo había roto al escribir sobre sus experiencias en Playboy. De hecho, muchas de las ex de Hefner decidieron que valía la pena romper sus acuerdos de confidencialidad tras su muerte, en un intento de compartir la verdad de lo que realmente ocurría entre bastidores en la Mansión.

Un hombre posesivo

Hugh Hefner solía tener varias novias a la vez, pero sus compañeras no gozaban del mismo privilegio. De hecho, una de las normas más estrictas era que sus conejitas debían ser completamente fieles. En sus memorias, Holly Madison lo confirmó, “Mientras Hef podía salir con toda una hermandad llena de chicas, nosotras debíamos permanecer totalmente leales”. Pero durante su aparición en el podcast Power: Hugh Hefner, Holly aclaró, “No se te permitía salir con otros chicos, cosa que a mí también me parecía bien, porque no estaba interesada en salir con nadie en ese momento de mi vida”.

Jenna Bentley también señaló la estricta regla de “nada de novios” durante su entrevista con Jam Press, diciendo, “Incluso una salida con chicos era una patada inmediata”. Así que parece ser cierto que Hefner era posesivo cuando se trataba de sus novias, y aunque se le permitía salir con varias personas a la vez, sus parejas -sin importar cuántas fueran en un momento dado- estaban obligadas a ser mujeres de un solo hombre.

Harén en la residencia

Mudarse a la Mansión Playboy conllevaba una larga lista de normas, desde el color del pelo hasta el toque de queda. Pero también significaba que las novias debían renunciar a sus anteriores lugares de residencia. Durante su aparición en el podcast Power: Hugh Hefner en el 2021, Holly Madison explicó: “No se te permitía tener un apartamento propio, y mientras yo vivía allí, había algunas mujeres que sí lo tenían, sólo que se lo ocultaban a él”. Por supuesto, no tener que preocuparse por el alquiler en Los Ángeles, que no es barato, tenía sus ventajas. En sus memorias Down The Rabbit Hole, Holly habla de la sensación de riqueza que experimentó cuando se mudó a la mansión, “¿De quién era mi vida? ¡Jets privados! Hoteles de lujo. El mes pasado apenas llegaba para pagar el alquiler de un departamento de mierda compartido”. Aunque, el hecho de que a las novias de Hefner no se les permitiera tener su propia casa fuera de la Mansión Playboy sugiere que estaban atadas a un modo de vida muy particular mientras vivían allí, para bien o para mal.

Prohibido fraternizar

La Mansión Playboy, con sus 29 habitaciones y su infame gruta, contaba con un numeroso personal para atender a Hugh Hefner, sus novias y sus amigos. Aunque, cuando se trataba del personal, se advertía a las novias de Hefner que se mantuvieran alejadas. Izabella St. James dijo a Fox News Digital: “No te podías mezclar con el personal. No debías salir con los mayordomos”. Así que Hefner mantenía a sus novias separadas de sus empleados. Holly Madison confirmó la regla de “no mezclarse con el personal” en Down The Rabbit Hole, escribiendo: “A las chicas no se les permitía fraternizar con el personal a menos que fuera absolutamente necesario. Esta norma no debía tomarse a la ligera. Hef perdía los estribos si descubría a una de nosotras hablando con alguien del equipo de servicio”.

En cuanto a por qué Hefner era aparentemente tan estricto con esta regla en particular, Holly dijo que, según los rumores, su ex esposa se acostó una vez con un miembro del personal, un poco de historia de la Mansión Playboy que Hef no quería que se repitiera. Aunque nunca se sabrá la verdad sobre qué había detrás de las normas de Hefner, sus novias tenían cuidado con quién hacían amistad mientras vivían en la Mansión, fuera cual fuera el motivo.

¿No a las drogas?

Por si no hubiera ya suficientes pautas impuestas, las novias del difunto magnate tenían terminantemente prohibido consumir drogas, aunque esta norma se incumplía con regularidad. En sus memorias, Holly escribió: “El clima dentro de la mansión era tóxico. Yo no participaba en los encuentros de cocaína, ni en los novios secundarios, ni en todos sus descabellados planes para ganar dinero, que violaban directamente las normas de la casa de Hef”.

Aunque, en el programa Secrets Of Playboy, de A&E, otra ex novia de Hefner sugirió que el fundador de la revista consumía drogas duras de vez en cuando, “Hef fingía que no consumía drogas duras en la Mansión, pero era mentira”. En el mismo programa Holly también afirmó que Hefner le ofreció sustancias cuando salieron juntos por primera vez. Pero una vez que ella -o cualquiera de las otras playmates- se mudó a la mansión, la cosa cambió.

San Hefner

A algunos les sorprenderá saber que Hugh Hefner insistió en pasar el día de Navidad con todas sus novias en la mansión Playboy. Si alguna de las mujeres tenía compromisos familiares, tenía que asegurarse de estar de vuelta en la Mansión para la fiesta allí. En sus memorias, Madison explicaba, “Las novias tenían días libres antes o después de la fiesta para visitar a familiares y amigos, pero no había excepciones para el día en sí”.

Hefner era excelente al dar regalos, por lo que sus novias, al parecer, esperaban con impaciencia las fiestas, a pesar de todas las normas. Según Holly “esa era la única regla de la casa que a nadie parecía importarle porque la Navidad era cuando Hef era más generoso con sus novias”. Hefner también daba a sus novias un gran presupuesto para gastar en regalos para ellas. Aunque sin duda hubo momentos difíciles e incluso molestos en la Mansión Playboy para algunas de las chicas, la Navidad fue una historia totalmente diferente.

Nada de labial rojo

Al igual que a Hugh Hefner no le gustaba el pelo corto e insistía en que todas sus novias fueran rubias, también se dice que odiaba el labial rojo. En sus memorias, Holly Madison escribió: “Entre las muchas reglas tácitas de la mansión, la del labial rojo era una de las más notorias. No estoy exagerando, Hef despreciaba absolutamente el rouge rojo y no permitirá que sus novias lo llevaran”. Holly incluso afirmó haber experimentado en carne propia la ira de Hefner cuando se pintó los labios de rojo tras su desafortunada decisión de llevar el pelo rubio corto. Tras criticar su peinado, Hefner le dio una orden: “No vuelvas a pintarte los labios de rojo”.

Hef se tomaba muy en serio sus normas. Puede que pareciera glamourosa y excitante, pero la vida en la Mansión Playboy venía acompañada de toda una serie de normas, muchas de las cuales nos parecen desafiantes, angustiosas e incluso abusivas a los que estamos fuera. Afortunadamente, desde la muerte de Hefner, sus antiguas novias están empezando a decir la verdad y a contar sus historias con sus propias palabras, ofreciéndonos a los demás una mirada sincera sobre lo que sucedía tras bastidores.

Lo más visto