San Juan Hoy - Noticias de la provincia, el país y el mundo San Juan Hoy - Noticias de la provincia, el país y el mundo

El trasplante renal le cambió por completo la vida a un sanjuanino

Rodrigo Barbero de 24 años recibió un trasplante renal en el Hospital Rawson y cuenta cómo fue su historia de vida con insuficiencia renal.

Locales 10 de marzo de 2021

9556c7434c657c5a086293f61b75eae0_L

Rodrigo fue diagnosticado con insuficiencia renal a los 6 años, durante su infancia recibió tratamiento con medicación y llevó una vida normal con controles médicos; a los 19 años los médicos le indicaron diálisis, tratamiento que se realizaba tres veces a la semana y con un tiempo de 4 horas cada una. En el año 2019 recibió un trasplante renal realizado por el equipo de trasplantes del Hospital Rawson.

A los 14 años ingresó al sistema de salud pública en el Hospital Rawson, donde fue abordado integralmente por el equipo multidisciplinario: “Al principio cuando ingresé a diálisis se me hizo muy duro, pero al pasar el tiempo vas conociendo sobre el tema, vas charlando con otros pacientes y así vas aprendiendo y cada día te vas superando más y más, hasta que llega un punto en que te olvidas que haces diálisis y empezás a llevar una vida casi normal. Hay días que salía bien de la diálisis y podía regresar al trabajo y otros no, entonces me tenía que ir a descansar para recuperarme”.

El 14 de febrero del año 2017 ingresó a lista de espera para recibir donación de órgano, y estuvo en lista de posible receptor en 10 operativos. A los 23 años por fin llegó un órgano de donante cadavérico que cumplía con los criterios médicos de compatibilidad entre donante y receptor para su edad, y el día 27 de diciembre de 2019 fue trasplantado en el Hospital Rawson.

Una vida nueva tras el trasplante

“El primer día después del trasplante, fue cumplir un sueño y no me quería levantar. Con el transcurso de los días empecé a sentirme mucho mejor, llevaba mucho tiempo sin sentirme como me sentía en ese momento, me cambió la vida al 100%. Me cambió totalmente el ánimo, me sentía con más fuerza, con más vida. Ahora puedo hacer todo aquello que no podía, mañana puedo ir a trabajar y no tengo que sacar cuatro horas de mi día para estar conectado a una máquina de diálisis. Ya no me tengo que limitar a la cantidad de agua que tomo, ni con las frutas, llevo una vida normal con cuidados de vida sana y ya puedo ampliar el tipo de comidas habituales”.

Rodrigo actualmente lleva un tratamiento con medicación y seguimiento médico mensual por el equipo de la Unidad de Trasplante del Hospital Rawson.

"Nunca me sentí solo"

Rodrigo vive en el departamento de San Lucia, es el hermano del medio de tres hermanos, a los 12 años tuvo la gran pérdida de su papá; pero su mamá y hermanos no lo dejaron solo, tuvo el apoyo de toda la familia para continuar. Él trabaja con su tío y primos que son agricultores.

"Me acompaña mucha gente que me tiene mucho cariño. Gracias a Dios tengo una familia unida que me ayudaron a salir. En todo momento me acompañó mi familia, amigos y todo el equipo médico del Hospital Rawson, siempre estuvieron”.

Te puede interesar

publicidades.imagen.92cffb0f4d3858d6.696d6167656e2e676966



Boletín de noticias