San Juan Hoy - Noticias de la provincia, el país y el mundo San Juan Hoy - Noticias de la provincia, el país y el mundo

Pidió un taxi para que lo lleve hasta la casa que iba a robar

El mismo conductor del vehículo alertó a la Policía sobre el delito que estaba cometiendo el pasajero que acababa de llevar.

Policiales

operativo patrullero movil policia
Imagen ilustrativa

Un hecho insólito se produjo durante el pasado martes 5 de enero en la provincia de San Juan, más precisamente en el departamento Capital. Lo que sucedió fue que un joven de 18 años de edad se tomó un taxi, para trasladarse hasta la casa que quería robar. El delincuente fue delatado por el propio chofer que lo llevó.

Según lo que informaron desde la Policía de San Juan todo sucedió durante el martes en la intersección de calle Mendoza y Avenida Libertador, en el departamento Capital. En este lugar un taxista subió a un pasajero a su vehículo, que le pidió trasladarse hasta el cruce de Caseros y Maipú.

El chofer del vehículo accedió y emprendió el viaje hasta este destino. Una vez que llegaron al lugar en cuestión, el joven que había contratado este servicio forzó una puerta de una vivienda situada en Caseros 521 norte y se coló dentro. Totalmente sorprendido el conductor del taxi, identificado como Ricardo Miranda de 36 años, vio perfectamente como su cliente se robaba 4 hojas de ventana.

Ante esta situación Miranda le contó lo sucedido a un grupo de efectivos policiales que realizaban recorridas por Aberastain y Juan Jufré. Posteriormente gracias a los datos aportados por el trabajador el delincuente fue detenido, se trataba de Wilson Olivares de 18 años, y se pudo establecer que la damnificada fue Yolanda Vergara de 63 años de edad. Olivares quedó vinculado a una causa por presunto robo.

BEAT HORIZONTAL

Te puede interesar

MEXKLR5LVFCMJND5UVVZUA73HQ

"Belleza Americana": una mujer envenenó a su marido y lo cubrió con pétalos de rosas

Mundo

Kristin Rossum tenía 24 años, era rica y hermosa, se había recibido de toxicóloga, y estaba casada con un joven brillante. Pero la vida perfecta era solo una apariencia: adicta a las metanfetaminas, vivía una relación clandestina con su jefe en el departamento de médicos forenses de San Diego, y se sentía atrapada en su matrimonio “como un pájaro en una jaula”. Las drogas que se robó del laboratorio para preparar el crimen perfecto, cómo armó la escena para que pareciera un suicidio.

publicidades.imagen.92cffb0f4d3858d6.696d6167656e2e676966

Boletín de noticias