Gran Bretaña promueve una reunión entre Mauricio Macri y Theresa May en el G20

La diplomacia británica deslizó que Londres busca una "relación moderna" con la Argentina.
Mauricio-Macri-y-Theresa-May-ONU-Version-Final-730x410

El gobierno de Gran Bretaña deslizó a la Argentina que ve con "muy buena voluntad" la posibilidad de una reunión bilateral entre el presidente Mauricio Macri y la primer ministro Theresa May en la cumbre del G20 que se desarrollará en Hamburgo el 7 y 8 de julio próximos.

Según confiaron fuentes calificadas de la diplomacia británica, la intención del gobierno de May es mantener un encuentro con Macri en lo inmediato para avanzar hacia "una relación moderna" que trascienda las diferencias que existen entre ambos países en torno al conflicto de las islas Malvinas. De hecho, el nuevo canciller Jorge Faurie ya mantuvo contactos con el embajador británico en Buenos Aires Mark Kent y el embajador argentino en Londres Carlos Sersale Di Cerisano se comunicó en las últimas horas con la diplomacia británica tras los comicios donde el partido Conservador no tuvo una buena performance.

Luego del desastroso resultado electoral del partido conservador gobernante, la primer ministra británica ratificó hoy la continuidad de su canciller Boris Johnson y su vice Alan Duncan, con lo que para la diplomacia de Londres quedó sustentado también el rumbo de las relaciones bilaterales con la Argentina, que incluyen la firma de un ambicioso documento de entendimiento. "Luego de las elecciones del Reino Unido no habrá cambios en las relaciones de Londres con Buenos Aires", dijo una fuente del Foreign Office. De esta forma se buscará avanzar en el texto acordado que prevé, entre otras cosas, acuerdos a futuro en materia de comercio, inversiones, ciencia y tecnología al mismo tiempo que un eventual entendimiento con la Argentina para la restitución de los vuelos de Malvinas al continente.

La intención de la administración de May es reunirse con Macri en la inminente cumbre del G20 para avanzar en lo que la diplomacia británica califica como una "relación moderna". El último encuentro breve y casual de Macri con May se dio en septiembre del año pasado en medio de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York. Allí hubo una suerte de desentendimiento diplomático cuando Macri dijo que May estaba dispuesta a dialogar con la Argentina de todo, incluido el conflicto de la soberanía de las Malvinas. La diplomacia británica negó esto y luego el gobierno argentino habló de una lectura distorsionada que hizo la prensa de las palabras del Presidente. Para Gran Bretaña ese entredicho quedó superado y ahora pretende avanzar hacia un vínculo profundo con la Argentina más allá de las diferencias por Malvinas. Esto quedó graficado con la intención de un grupo de inversores ingleses de destinar unas 1000 millones de libras para proyectos de infraestructura en la Argentina al mismo tiempo que la búsqueda de una mayor profundización de los vínculos comerciales y científicos.

Por otra parte, se supo que el Reino Unido está manteniendo una "cooperación operacional" con la Argentina en materia de lucha contra el terrorismo. No se sabe exactamente en qué consiste esto pero se sabe que hay un intercambio de información sensible entre los servicios de inteligencia de ambos países. Además, la administración de May ofreció ayuda al gobierno de Macri para la organización del esquema de seguridad de la cumbre del G20 que se realizará en Buenos Aires el año que viene.

En relación al espinoso tema de Malvinas, la administración de May piensa seguir en la misma senda: ratificar su compromiso con los isleños que declararon la autodeterminación de los pueblos. De esta manera, en el Comité de Descolonización de la ONU la semana que viene hablarán los referentes isleños en lugar de los británicos para defender su postura y el único avance que hay en las relaciones bilaterales en torno a las Malvinas hoy estará dado por los trabajos que realiza la Cruz Roja en las islas para la identificación de los 123 soldados NN argentinos que yacen en el cementerio de Darwin. A su vez, Gran Bretaña reiteró a la diplomacia argentina que no existe ningún tipo de abastecimiento militar con el continente y, deslizó, que todos los vuelos que hubo de Malvinas a Brasil fue "por razones estrictamente humanitarias".

Te puede interesar