Gavel, el perro que no pudo ser policía por ser demasiado tierno

La Policía canina australiana dio de baja a Gavel, un cachorro de pastor alemán que no mostraba la agresividad y seriedad necesarias durante los entrenamientos.
Gavel

Gavel era extremadamente manso. Lo encontraban siempre acostado patas para arriba buscando el cariño de los presentes o moviendo la cola a todos los entrenadores.

Debido a esto, fue expulsado de la policía canina, pero su simpatía logró cautivar a los miembros de la Gobernación de Queensland, donde consiguió trabajo como el primer perro oficial vice real.

"En ocasiones se sienta en reuniones ejecutivas. Es un miembro valorado y querido del gobierno", indicó un portavoz.

Sus funciones cambiaron: en lugar de atrapar criminales o rastrear drogas, ahora debe dar la bienvenida a todos los visitantes e invitados de la gobernación, e incluso, a veces, acompaña al gobernador Paul de Jersey en ceremonias oficiales.

Te puede interesar