Crearon una válvula que extrae la comida directamente del estómago

El AspireAssist parece un invento más propio de los dibujos animados, pero con mucha responsabilidad y seguimiento médico se ha demostrado su eficiencia.
El fin de la obesidad puede estar más cerca de lo que imaginamos. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) acaba de aprobar una revolucionaria válvula que extraerá alimentos de las personas directamente desde el estómago. El AspireAssist parece un invento más propio de los dibujos animados, pero con mucha responsabilidad y seguimiento médico se ha demostrado su eficiencia. Para empezar hay que tener en cuenta que el AspireAssist no lo puede utilizar cualquier persona que quiera perder unos kilos de más. Es un tratamiento contra la obesidad que hace uso de una sonda insertada quirúrgicamente, por lo que sólo el personal médico estaría capacitado para ponerlo en práctica. Además, únicamente se podrá utilizar en aquellas personas que cumplan tres requisitos primordiales: tienen que ser mayores de 22 años, poseer un índice de masa corporal entre 35 y 55% y que hayan fracasado con los tratamientos de pérdida de peso no quirúrgicos. https://youtu.be/nC6FkP5JZVk El dispositivo ayuda a lograr un control eficaz en la absorción de calorías, pero siempre con visitas regulares al médico. Para colocarlo los cirujanos deberán abrir una pequeña incisión en el abdomen del paciente e insertar una sonda en el estómago con la ayuda de un endoscopio. Dicha sonda después va conectada a una válvula colocada de forma fija en el exterior del cuerpo. Este revolucionario invento está pensado para utilizarlo después de las comidas. Unos 20 o 30 minutos después de comer, el paciente deberá conectar todos los utensilios del AspireAssist y ya puede tirar por el retrete los deshechos. Los pacientes sólo pueden deshacerse de aproximadamente el 30% de las colorías consumidas. Sería como una especie de grifo conectado directamente a la barriga. El dispositivo tiene una vida útil de 115 ciclos, unas cinco semanas de tratamiento, y después necesitará ser reemplazado por otro. Para que funcione correctamente se recomienda que el paciente mastique a consciencia los alimentos para que el tubo no se bloquee con trozos de comida. Durante el ensayo clínico de AspireAssist, proporcionado a la FDA, se hicieron pruebas con 170 personas. Unas 110 de ellas tenían el dispositivo instalado y las restantes empleaban otros sistemas de pérdida de peso. El resultado tras un año de comparación fue que los que tenían la revolucionaria válvula habían perdido un 12,1% de su peso corporal total, mientras que los otros pacientes sólo 3,6%. Por otro lado, no estará disponible para personas con hipertensión, bulimia, empacho, embarazo, enfermedad inflamatoria intestinal, úlceras estomacales o pacientes con antecedentes de enfermedades pulmonares, cardiovasculares o dolores abdominales crónicos.

Te puede interesar