'Juntos por el Cambio' sale a la caza del 'voto abuelo'

Política 17 de julio de 2019
Sería respecto a las primarias de 2015, para repetir el porcentaje de participación en las generales de ese año. Por qué los mayores de 65 resultarán clave.

macri fernandez

"Este 11 de agosto se pone en juego el futuro de Lanús. Participar con nuestro voto es la mejor manera que tenemos de asegurarnos seguir transitando el camino de la transformación. Entrá acá, www.padron.gob.ar, y fijate dónde votás". El Facebook del intendente Néstor Grindetti arranca con ese llamado. El economista es uno de los casos testigo de Cambiemos en Provincia: tiene buena imagen, mide mejor que sus rivales, pero pegado a la boleta del presidente Mauricio Macri teme quedar arrastrado por la ola kirchnerista. Lo mismo que la gobernadora María Eugenia Vidal. Ellos no tienen balotaje. Se juegan todo en octubre. Y mucho en agosto. 

El razonamiento dentro del oficialismo es compartido: para acortar las diferencias con el kirchnerismo es necesario que vaya a votar mucha gente en las PASO. El objetivo, según admitió una fuente de Casa Rosada a Clarín, es repetir al 81% de presentismo de la elección general de 2015. Bastante más que el 74,91% de las primarias de aquel año. 

Dos datos: 1) ese casi 75% fue el porcentaje más bajo de votantes en una presidencial desde la vuelta de la democracia. 2) Entre las PASO y la general de 2015 se sumaron dos millones de votantes. Es el número que desvela al Gobierno.

¿Por qué en la Rosada descuentan que una mayor participación los favorece a ellos y no a sus rivales? Básicamente, por el antecedente de 2015, cuando el grueso de esos dos millones "nuevos" fueron electores que sumó Macri para acercarse a Daniel Scioli en octubre y dejarlo herido para el balotaje.

Es un tema de cantidad pero también de calidad. "Nuestro votante es más blando. El kirchnerista va seguro a la PASO. El nuestro por ahí espera a la general, porque entiende que la primaria no sirve", repiten en el oficialismo. El propio Macri deberá hacer un mea culpa: siempre se mostró crítico de este filtro obligatorio. 

Como ya contó Clarín, en esta ocasión la lectura política viene encadenada a un pronóstico económico. Una altísima fuente de Nación admitió: "No nos queda otra que hacer la misma lectura que el mercado, porque van a reaccionar según estos parámetros que están instalados. Si perdemos la primaria por más de 8, el resultado sería irreversible y puede venir la incertidumbre económica. A 3 ó 4, está abierto. Y si es empate o ganamos, seguirá el veranito económico y Mauricio reelegiría sin problemas".

Respecto a la búsqueda de electores para las PASO, un grupo particular son los mayores de 65. El "voto abuelo". Es un segmento clave para el Gobierno, el más fiel al oficialismo. Pero por su edad avanzada, se especula con una mayor probabilidad de ausencia; a partir de los 70, directamente no están obligados a concurrir.

Una reciente encuesta nacional a la que accedió Clarín aporta números interesantes. El último sondeo de Synopsis, difundido este martes, le da 38,1% de intención de voto general a la fórmula Macri-Pichetto; pero cuando se hace la discriminación por edad, entre los mayores de 65 el número sube a 49,5%. El caso inverso ocurre con Alberto F.-Cristina: la cifra general de 40,6% baja a 30,1% en ese rango.

En la minuciosa división de campaña por grupos que hizo el jefe de Gabinete, Marcos Peña, los jubilados quedaron a cargo del titular de la ANSeS, Emilio Basavilbaso; y del PAMI, Sergio Cassinotti. Desde una de estas oficinas dijeron a Clarín que la fidelización de los mayores es un trabajo "semanal, que incluye visitas de funcionarios. Nosotros trabajamos muy de cerca con unos 1.000 centros de jubilados de todo el país. La Reparación Histórica cayó muy bien ahí y el cambio en la movilidad, por la inflación, nos juntó en contra. Pero sin dudas es un público muy fiel a nosotros".

Un funcionario confía en la voluntariedad de la decisión. "Los 70 de hoy no son los de antes. Para los jubilados ir a votar es un acto de vitalidad. Cuando tiene convicción va. Si me preguntás si le ponemos un remise, te contesto que no", respondió ante la consulta de Clarín. 

El tema presentismo se discutió esta semana en un encuentro con oficialistas de la Tercera Sección. El jefe de Gabinete provincial, Federico Salvai, y el subsecretario de Asuntos Municipales, Alex Campbell, abordaron la cuestión. Desde un municipio, donde ya comenzaron a enviar videos recordando "la importancia de votar en agosto", ratificaron que no harán de choferes pero sí de guías. "A muchos abuelos les cambiaron el lugar de votación. Entonces, lo que hicimos fue armar una red, con militantes del grupo 'Defensores del Cambio' y candidatos, para ir con computadoras a centros de jubilados y clubes de barrio y mostrarles a los abuelos dónde votan".

En una pelea cabeza a cabeza, para el Gobierno todo suma. Aunque venga del grupo más pasivo.

Te puede interesar