Pichetto: “Macri ganará y la derrota de CFK le pondrá fin a un ciclo radicalizado"

El candidato a vice dijo que si se da el triunfo, se agota definitivamente un ciclo con un componente duro y autoritario que ha signado la vida del peronismo.

macri pichetto

"No soy el libro gordo de Petete, no puedo saber de todo”. Ante la vigésima pregunta, referida a Salud, Miguel Pichetto recurrió a una humorada para esquivar responder y generó risas en un auditorio colmado de empresarios, en un evento realizado por las Cámaras de Comercio Argentino-Británica y Argentino Canadiense en el Hotel Panamericano.

Pero el compañero de fórmula de Mauricio Macri ya había dejado muchas definiciones. En términos electorales, insistió en que está convencido de que el Presidente va a ser reelecto “en primera vuelta” y que “si se da el triunfo, se agota definitivamente un ciclo con un componente duro y autoritario que ha signado la vida del peronismo”, en relación al liderazgo de Cristina Kirchner.

“Soy realista: (Mauricio) Macri va a ganar porque la sociedad argentina no va a volver al pasado”, indicó Pichetto, quien elogió al jefe de Estado al señalar que “está frente a la oportunidad de dejar un legado, de un modelo capitalista” y que en caso de ganar terminará de eyectar al kirchnerismo y propiciará la reconstrucción del peronismo.

“Si se da el triunfo de Macri se agota definitivamente un ciclo con un componente duro y autoritario que ha signado en 16 años la vida del peronismo", sostuvo.

“La derrota nuevamente de la ex Presidenta -prosiguió- le pone final a un ciclo político radicalizado, con una visión autoritaria y una oposición planteando siempre que lo peor es lo mejor. Eso se termina: cuatro derrotas es el final de un ciclo. Nos va a quedar una parte radicalizada en el Congreso, pero lo que viene es algo totalmente diferente y hay que trabajar sobre esa idea de construcción y colaboración democrática”, amplió.

Si bien se mostró expectante de que el Gobierno mantenga el rumbo hacia una apertura política y dijo que “el Presidente tiene una voluntad de ampliar la base” de sustentación, Pichetto evitó hablar de eventuales nombres peronistas que vería con agrado se integren al Gabinete. “La decisión sobre los ministros es del Presidente: uno tiene que ser prudente”, remarcó. Y redobló la cruzada contra el kirchnerismo. “Lo que hay que preguntarse es ¿si el Frente con Todos ganara las elecciones, en qué lugar estaría el poder? Yo creo que la centralidad del poder está en la candidata a vicepresidenta, los votos están ahí. Y cuando en el peronismo el poder real está en un lado y el formal en el otro, siempre hay problemas”, advirtió, sobre las dudas que se marcan sobre la capacidad que tendría Alberto Fernández, con una visión más moderada de Gobierno, para limitar a Cristina Kirchner y los sectores más radicalizados de La Cámpora.

El senador tampoco dejó pasar la oportunidad para cuestionar a su ex compañero de Alternativa Federal y precandidato a presidente por Consenso Federal, Roberto Lavagna. “Uno puede saber mucho de economía pero carecer de pensamiento lateral y flexibilidad, dijo sobre el ex ministro. Pero sus críticas no terminaron ahí: indicó que "la mediocridad de algunos dirigentes dinamitó" la tercera vía que se buscaba en ese espacio y planteó que el armado de Lavagna "ha quedado reducido a colocar a su hijo (Marco) como candidato en la Ciudad". "Esa construcción está muy frágil, muy debíl", aseguró.

Pero Lavagna no fue el único apuntado. El acuerdo Unión Europea-Mercosur entusiasma a Pichetto. Dijo que es muy "auspicioso" para la Argentina, recordó que se trata de "un tema de 20 años de esfuerzo de la diplomacia argentina" y salió al cruce de quienes realizaron críticas. "Es inexplicable la postura del candidato a presidente del Frente de Todos (Alberto Fernández), que desconoce incluso los esfuerzos que hizo la ex Presidenta. Y fueron lamentables las declaraciones de (Axel) Kicillof: la visión de la izquierda argentina atrasa", lanzó.

Al precandidato a gobernador K le volvió recordar su gestión al frente del Ministerio de Economía y, tras haber dicho, semanas atrás, que "tiene sus orígenes en el Partido Comunista", indicó que le imprimió "una economía con perfil soviético" al segundo mandato de Cristina.

En su afán por defender el acuerdo, que estimó que podría tratarse "a fin de año" en el Congreso, Pichetto no ahorró mensajes para los medios de comunicación  ("Si el alma sensible de muchos comunicadores sigue gravitando y la televisión se llena de visiones negativas, no tenemos destino como sociedad") y para los empresarios. Para hablarle a este último grupo, castigó al "Rey de la Soja", Gustavo Grobocopatel, uno con buena sintonía con el oficialismo, quien tras el pacto dijo que "hay que permitir que algunos sectores (que no son competitivos) desaparezcan".

"Si el señor Grobo dice tonterías y es uno de los principales beneficiados, estamos en problemas", lamentó al referirse a las "declaraciones imprudentes" del empresario sojero. "No va a desaparecer ningún sector", insistió.

En su repertorio, Pichetto le hizo un guiño a Elisa Carrió, quien dijo que le gustaría una ley que permita "revisar juicios" contra militares: si bien aseguró "no estar de acuerdo con la idea de la amnistía", expuso que "no es justificable que ancianos de 85 años estén todavía en cárceles" y consideró que "deben tener prisión domiciliaria". "¿Por qué no si este beneficio lo tienen un violador o un asesino?", inquirió. "El Estado y la Justicia tienen que responder frente a hechos de barbarie con derechos", argumentó". 

Por último, dejó en claro cuál será su rol. "El vicepresidente tiene que tener un lugar más oscuro, más opaco, sin luz. El problema argentino es cuando los vicepresidentes están iluminados", ironizó, en un dardo por elevación a los vices de Cristina Kirchner. Y, en otra señal hacia el interior del macrismo, despejó dudas y adelantó que su apetito político no implica dar otro paso más: "Mi proceso de ciclo vital concluye en esta etapa".

Te puede interesar