Entre Ríos: Bordet fue reelegido por amplio margen y evitó definirse sobre la puja nacional

Cerca de la medianoche, superaba los 57 puntos, con más de 20 de diferencia sobre Benedetti; el intendente Varisco, investigado por narcotráfico, perdió el poder en Paraná

bordet

El peronismo se apresta a conducir los destinos de Entre Ríos en un cuarto mandato consecutivo. El gobernador Gustavo Bordet se impuso en las elecciones de este domingo con un contundente resultado: cosechaba el 57 por ciento de los votos, con más de 20 puntos de diferencia sobre el candidato de Cambiemos, Atilio Benedetti, quien se quedaba con el 35 por ciento.

 Pese a la derrota, el diputado radical redondeaba una performance muy aceptable, beneficiado por una polarización que no dejó margen para terceras opciones: el Partido Socialista, la Nueva Izquierda, la Confederación Vecinalista Entre Ríos y el Partido Ser quedaron por debate del 3 por ciento.

El resultado era esperable. Los números de las PASO del 14 de abril habían sido muy auspiciosos para el oficialismo provincial. El mandatario había obtenido el 58 por ciento de los votos y el radical, 33.

A las 21.20, el gobernador reelecto se presentó junto con su compañera de fórmula, la ministra Laura Stratta, en conferencia de prensa. Con cautela, priorizó su posicionamiento frente al electorado provincial por sobre las definiciones nacionales, aunque llamó a la oposición a "buscar consensos".

 No se detuvo ahí. "Esa construcción debe darse en el ámbito nacional más allá de los nombres propios que nos propongan para salir de la renta especulativa financiera e ir a un programa de desarrollo y empleo", completó.

Pero insistió en la cautela. Dijo que hoy mismo, como presidente del Partido Justicialista de Entre Ríos, iba a consultar a intendentes y a todos los partidos que conforman el Frente Creer. "No tomaremos una decisión unilateral, nosotros conformamos un frente con once partidos políticos y haremos todas las consultas necesarias para hacer lo mejor para Entre Ríos y para el país", añadió.

Su prioridad, estaba claro, era el escenario local. "Fue un triunfo muy similar al que tuvimos en las elecciones primarias. Este resultado nos pone muy contentos y nos da una gran responsabilidad para estar a la altura de la confianza que depositaron los entrerrianos en nosotros", fueron las primeras palabras.

 Y agregó: "Reafirmamos un compromiso de valores que los entrerrianos ratificaron en las urnas, como la estructura republicana, la división de poderes y el hecho de rendir cuentas permanentemente de nuestros actos no solo ante los organismos de control sino ante el ciudadano".

El mandatario entrerriano fue reelecto con un frente electoral que integró a once partidos de variados matices ideológicos e identitarios. La escudería triunfante integró al kirchnerismo, espacio que durante buena parte de su gestión se mostró distante con Bordet. En un primer momento, el gobernador había dado por terminado el proceso kirchnerista y fue parte del armado de Alternativa Federal.

Te puede interesar