Amor incondicional: esperó más de 3 horas en la Aduana por un chocolate

El paquete se lo había enviado una amiga desde Holanda. Pablo Sametband publicó toda su odisea en Twitter.

correo argentino

Pablo Sametband se define como un "amante del chocolate" y, por esto, esperó tres horas y media en la Aduana de Buenos Aires para poder retirar un delicioso paquete que una amiga suya le había enviado desde Holanda.

Como sabía que el trámite no iba a ser fácil y que iba a implicar toda una odisea, publicó el minuto a minuto en su cuenta de Twitter. 

"Recibí un chocolate y una tarjeta de felicitación de una amiga en Holanda. El correo por algún motivo consideró que no podía enviármelo a domicilio, y como me gusta mucho que chocolate procederé a enfrentar la burocracia hasta las últimas consecuencias", comenzó escribiendo.

El hombre llegó a Retiro y sacó su número: el 467. Según su propio relato, había en ese momento 147 personas antes que él y tan sólo 4 oficiales de Aduana atendiendo.

"En total estimo que hay unas 1200 personas esperando ser atendidas. El clima general es de resignación. Al menos hay aire acondicionado y asientos para el 80% de la gente", continuó su relato.

Sametband intentó sacar su turno por internet pero cuando llegó al lugar le solicitaron un comprobante impreso que no tenía y por lo tanto, tuvo que conformarse con hacer la fila como el resto de las personas.

"Compartiendo situaciones con los compatriotas en la fila no entienden que esté acá por un chocolate. "Mandalo de vuelta!" me dicen. Lo que es no tener noción de la vida".

En su relato, en 20 minutos sólo atendieron a 6 números y mucha gente decidió resignarse y abandonar la odisea.

Luego de casi dos horas de trámite, el hombre pudo culminar los primeros papeles, lo que lo dejaba a 500 personas de su objetivo.

"Una chica está en esta parte del trámite desde hace CUATRO HORAS. Esto es el Gulag. La pantalla que anuncia los números de paquetes que pasan a inspección dejó de funcionar. Se viven momentos de extremo nerviosismo", escribió teniendo en vilo a todos sus seguidores. 

 Finalmente al llegar su turno, el oficial de Aduana le informa que "no se puede" enviar chocolates.

"Los fue a buscar igual. Se demora. Temo lo peor", escribió y finalmente publicó una foto con sus chocolates en mano.

"Gracias a todos por el apoyo. Debo decir que si bien el personal del Correo y la Aduana es súper amable y competente, esto no puede seguir así. Es absurdo. Intentemos entre todos ser un país normal", culminó el relato.

Te puede interesar