Presidenciales 2019: el peronismo entre el consenso y la competencia electoral

Senadores de Alternativa Federal se reunieron con Roberto Lavagna, quien insistió en construir una candidatura de "consenso". Por su parte, los gobernadores Urtubey y Schiaretti se juntaron en Córdoba y volvieron a revindicar la búsqueda de un candidato a través de internas.

lacagna-schiaretti

De cara a las presidenciales de octubre, distintos referentes delperonismo no kirchnerista sigue mostrándose con el traje de candidato. A poco más de dos meses del cierre de listas, en Alternativa Federalmueven sus fichas con fotos, reuniones y reencuentros.
Por lo pronto, Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, dos referentes políticos que buscan posicionarse de cara las elecciones bajo el paraguas del peronismo alternativo, se mostraron por separado junto a referentes de ese espacio. Claro que las visiones del salteño y el exministro son distintas.

Mientras que Lavagna impulsa una estrategia que lo coloque como el candidato del “consenso”, Urtubey busca una “competencia electoral” para definir al postulante de Alternativa Federal.

Por lo pronto, el economista se reunió con el Bloque Justicialista del Senado e insistió con su proyecto de construir una candidatura presidencial de "consenso" y un "Gobierno de unidad nacional" para "no ser arrastrados a ninguno de los dos lados de la grieta".

"Estoy construyendo consensos", respondió el ex funcionario nacional al ser consultado por la prensa respecto de si ya es candidato presidencial o no, a la salida de la reunión que se desarrolló en el despacho del jefe de la bancada peronista, Miguel Pichetto.

Si bien participó de la reunión la mayor parte del Bloque Justicialista, fueron notorias las ausencias del cordobés Carlos Caserio, presidente del PJ de Córdoba y hombre de confianza del gobernador Juan Schiaretti, y del salteño Rodolfo Urtubey, hermano del mandatario que busca su lugar en la carrera presidencial.

Otro de los ausentes fue el santafesino Omar Perotti, que competirá en su provincia contra el actual mandatario socialista, Miguel Lifschitz, uno de los primeros adherentes a la figura de Lavagna.

Por su parte, el gobernador de Salta viajó hasta Córdoba para reunirse con su par Juan Schiaretti y envió un nuevo mensaje de “unidad” en lo que se interpretó como un claro tiro por elevación hacia Lavagna.

"La competencia electoral, hoy, para mí es algo que te potencia y que te da mayor participación social. Pretender que seamos los políticos los que hagamos una rosca política y decidamos quién va, a la sociedad moderna no le gusta mucho", consideró el salteño.

Durante una entrevista televisiva, Urtubey señaló que las primarias se tienen que hacer porque "es lo que manda la ley", por lo que "inexorablemente" todos los partidos políticos tienen que competir, aunque presenten una única lista.

"Nosotros necesitamos generar consenso en la Argentina. Tenemos que ir a un Gobierno de unidad nacional, tenemos que tratar de establecer mecanismos para que sea la mayor cantidad de gente participe de ese Gobierno, que tiene que ser mucho más que un partido político, pero para eso necesitás que la gente te elija y te ponga en este lugar", aclaró.

Te puede interesar