Una nena de 13 años fue violada en Jujuy y le practicaron un aborto legal

La había atacado un hombre que conoció por Facebook. La interrupción del embarazo fue en el mismo hospital donde le hicieron la cesárea a la chica abusada y cuyo bebé murió cinco días después.

Screenshot_20190203-214055~2

Una chica de 13 años violada por un hombre al que conoció a través de Facebook fue sometida a una Interrupción Legal del Embarazo (ILE) en Jujuy. El aborto se realizó en el Hospital Materno Infantil Dr. Héctor Quintana, el mismo centro médico que quedó en el ojo tormenta después de que le practicaron una cesárea a una nena de 12 años que había sido abusada por un vecino.

En el nuevo caso, conocido este domingo, la víctima es de un asentamiento cercano al barrio Malvinas Argentinas y se encontraba con un período de gestación de aproximadamente 18 semanas.

El aborto fue pedido por los padres de la chica en el marco de la legislación vigente que lo contempla para los casos de abusos sexuales contra menores de 16 años de edad y cuando el estado de salud corre riesgo. En el hecho tomó intervención la Fiscalía Especializada en Violencia de Género y Abuso Sexual, a cargo del fiscal Alejandro Bossatti.

Mientras tanto, la Policía busca al autor de la violación en base al testimonio de la víctima. De acuerdo al diario El Tribuno, la tarea de los investigadores se ve complicada porque el agresor habría usado datos falsos para armar su perfil de la red social con la que se contactó con la víctima.
El nuevo caso de abuso llegó una semana después de la cesárea que ordenó el Gobierno provincial a una nena de 12 años de San Pedro de Jujuy, que fue violada por un hombre de 60 años. Tanto la víctima como su familia habían pedido la ILE. Sin embargo, el aborto no se podía realizar porque cuando la chica llegó al centro ya habían pasado las semanas de gestación previstas por el protocolo local.

De acuerdo a las autoridades del centro médico, la nena violada llegó al hospital en la semana 27 y el protocolo vigente que utilizan, amparado por la Organización Mundial de la Salud, determina que un aborto se puede realizar solo hasta la semana 22 y antes de que el feto pese 500 gramos.

Bajo la presión de la Gobernación, los médicos provocaron un "parto prematuro" y la bebé murió cinco días después. El procedimiento fue cuestionado tanto por el sector a favor de la ILE como por el "provida", que pedía que el embarazo avanzara hasta que se garantizara la subsistencia del bebé, para luego ser entregado en adopción.

En medio de las críticas al hospital, el jefe del servicio de Obstetricia Gustavo Briones renunció a su cargo y cuestionó que no se hubiera tenido en cuenta la opinión de los médicos que aconsejaban esperar al menos dos meses más para que el feto se terminara de desarrollar la bebé.

Según argumentó, su servicio había aconsejado extender el embarazo entre seis a ocho semanas para que el feto se terminara de desarrollar y pudiera ser dado en adopción. Y aclaró que la decisión final de someter a la nena a una cesárea terminó siendo "el mal menor", ya que desde un primer momento le habían ordenado que el embarazo se debía interrumpir.

En este sentido, Briones se quejó por la injerencia que tuvieron las autoridades provinciales, tanto el gobernador, Gerardo Morales, como el ministro de Salud, Gustavo Bouhid, quienes, según él, habían presionado mediáticamente para que realizaran un aborto cuando no se podía.

Te puede interesar