Dramático video: rescatan a un bebé entre los escombros del edificio derrumbado en Rusia

El estado de salud, según los médicos, es grave. En el derrumbe del edificio ya se contabilizan 8 muertos.

rusia edificio derrumbe

Los rescatistas encontraron vivo a un bebé de 11 meses bajo los escombros del edificio residencial, que este lunes se derrumbó parcialmente por una explosión de gas en la ciudad rusa de Magnitogorsk (provincia de Cheliábinsk). Los médicos evalúan su estado de salud como grave.

El estado de salud del menor (que sufrió un traumatismo craneoencefálico cerrado y congelación severa) se evalúa como muy grave y los especialistas lo evacuan a Moscú.

La madre del niño está viva y ya llegó al hospital donde se encuentra su hijo, afirma el servicio de prensa del Ministerio de Emergencias.

El organismo indicó que el pequeño sobrevivió porque se encontraba en una cuna y estaba bien tapado con una manta. "El bebé estaba apretado contra el colchón, la manta (que lo protegía del frío de la losa de la casa) se arrugó", indicó Piotr Gritsenko, responsable de los trabajos de emergencia en la zona. "La cabeza estaba apretada por la puerta de un armario y la posición del cuerpo fue cercana a la ideal para mantenerse (con vida) tanto tiempo en el frío", afirmó.

Al menos ocho personas murieron y otras 37 se encuentran desaparecidas tras el derrumbe parcial del edificio, según los últimos datos ofrecidos este martes por las autoridades locales.

"Sigue sin conocerse la suerte de 37 personas. Desde el comienzo de operación de rescate desde debajo de los escombros han sido sacadas 12 personas, de ellas ocho murieron y cuatro fueron salvadas" dijo un portavoz del departamento de Emergencia regional, citado por la agencia Interfax.

Los trabajos de rescate tuvieron que ser suspendidos debido a la amenaza de un nuevo derrumbe.

"Solo cuando se elimine la amenaza de derrumbe continuarán la remoción de escombros y las labores de búsqueda", señaló en un comunicado el Ministerio de Rusia para Situaciones de Emergencia, que estimó en no menos de 24 horas la duración de los trabajos.

Varios cientos de personas han sido movilizadas para las labores de salvamento, incluidos especialistas procedentes de Moscú y de Yekaterimburgo, la capital de los Urales, equipados con perros rastreadores.

Las autoridades han advertido de que debido a las bajas temperaturas, del orden de los 20 grado bajo cero, las posibilidades de hallar sobrevivientes bajo los escombros se reduce con cada hora que pasa.

El presidente ruso, Vladímir Putin, se apersonó el lunes en el lugar del siniestro, acudió a los hospitales donde fueron ingresados los heridos e impartió instrucciones de prestar todo tipo de ayuda a los damnificados.

El derrumbe de siete de las diez plantas de una sección del edificio, situado en la calle Karl Marx, fue supuestamente provocado por una explosión de gas ocurrida.

Agencia EFE.

 

Te puede interesar