La hija de Filmus denunció por abuso sexual a un médico de la ORT

La joven y otros dos hombres piden la detención del profesional y la identificación de los estudiantes de 1996 a 2006 para detectar nuevos casos.

edificio ort

Al calor de la denuncia de Thelma, muchas mujeres se animamon a romper el silencio -en las redes y en la justicia- acerca de la violencia sexual de la que fueron víctimas. Pero no solamente son chicas las que levantaron la voz. En la semana del #Mirácómonosponemos, un médico pediatra de la escuela de la comunidad judía ORT, Alberto Cirulnik, fue denunciado por abuso sexual y corrupción de menores por dos varones y una joven. TN.com.ar accedió a la denuncia penal.

Los hechos no son recientes y tuvieron lugar cuando dos de los denunciantes, Leandro Koch y Malena Filmus, hija del exministro Daniel Filmus, cursaban el primer año de la secundaria en la ORT y tenían entre 13 y 14 años. El tercero, Darío Schvartz, además de alumno de la institución, conocía socialmente al pediatra porque era amigo de sus padres. Alberto Cirulnik pretendió intimidar a Schvartz y a sus padres con una demanda por calumnias e injurias, de la que finalmente fueron sobreseídos.

"Cuando yo era chico, Alberto Cirulnik era el mejor amigo de mis papás. Él era un médico muy prestigioso y se desempeñaba profesionalmente en varios ámbitos de la comunidad judía. El vínculo entre su familia y la mía era muy intenso. Además, mi papá era contador de Alberto y este último, mi pediatra", relata Darío, de 34 años, ahora a su vez contador.

Las familias Schvartz y Cirulnik compartían un bungalow de un ambiente en un club de la comunidad Kadima, en Moreno. Darío era también muy amigo de los hijos de Cirulnik, con quienes se había criado y mantenía una relación fraternal.

En el club, cuando el médico quedaba a su cuidado, lo llevaba a acostar y le masajeaba largamente el pene. Darío tenía 8 años. "Los adultos podían estar en el bar del club jugando al burako y mis hermanos jugando al fútbol", recuerda. "En una oportunidad, me dijo que los grandes se dan besos en los penes", señala. Entonces, le dio un piquito. Cirulnik lo retó diciéndole que no era el tipo de besos que había que darse. "Entonces, me dio un chupón", agrega.

Otra vez, acusa Darío, mientras el nene estaba sentado desnudo sobre él, le dijo: "Yo se que vos querés que te la meta pero te va a doler". Los abusos tenían lugar también en el consultorio particular de Cirulnik, en Díaz Vélez 4291. Cirulnik hacía que Darío, durante la consulta, le tocara el pene.

A los 20 años, Darío lo habló con su novia y con su terapeuta. Decidió contárselo a sus padres, que de inmediato citaron a Cirulnik a su estudio y lo confrontaron con el testimonio de Darío. En represalia, Cirulnik hizo una denuncia contra Darío y sus padres por calumnias e injurias. Los Schvartz fueron sobreseídos en sede judicial en enero del 2014, pero esto los atemorizó e influyó en el retraso de la presentación de la denuncia en sede penal, que se concretó hace pocos días.

Las doctoras Andrea Quaranta y Nadia Rivas se presentaron en Tribunales y solicitaron que los tres denunciantes sean tenidos como querellantes. "Sé que digo la verdad y lo probaré aunque me duela volver a revivir esos días. Por eso no me retracté, aún durante la causa que nos inició, y no me retractaré", asegura Darío.

Te puede interesar