Mató a un niño, le disparó a su esposa, se atrincheró en la casa y luego se suicidó

Tras asesinar a su hijastro y balear a su pareja, Juan Cruz Chirino se comunicó con un abogado para contarle lo que pasó. Finalmente, se suicidó antes de ser detenido.

Screenshot_20181127-213820~2

Encerrado en el baño de su casa, Juan Cruz Chirino agarró su teléfono y se comunicó con un abogado para contarle que había asesinado a su hijastro y baleado a su pareja. "Se me salió la cadena", fue la explicación que ensayó el atacante en diálogo con el letrado, a través de WhatsApp, antes de suicidarse de un disparo en la cabeza. Estuvo atrincherado casi nueve horas en una vivienda de Tolosa.

Todo comenzó este martes minutos antes de las 7 en la casa ubicada en las calles 116 y 529, donde Chirino, de 27 años, atacó a puñaladas a Ciro Peñalba, el hijo de su pareja, de 10 años.
Tras matar al nene, baleó a su pareja, Soledad Andrea Marcos y luego se encerró en una habitación con el arma, por lo que debió intervenir el grupo Halcón de la Policía Bonaerense. "Me mandé un moco", fue el mensaje que le escribió al abogado a las 8.30.

"¿Qué escuchaste?", le preguntó rápidamente el asesino tras enviarle una nota de voz. "Que acuchillaste al nene. Calmate y entregate", le dijo el abogado. En lugar de hablar del hecho, Chirino lanzó: "Esta put... de mierd... le mandaba mensajes al tipo al lado mío. En la cama". Según los testimonios de vecinos, la pareja mantenía una fuerte discusión desde hacía un tiempo, debido a que la mujer quería volver con el padre biológico del nene.

La policía llegó unos minutos más tarde del crimen alertada por los vecinos, justo para ver a la mujer pedir ayuda desesperada a través de la ventana. Tenía ensangrentada la cara pero la bala, afortunadamente, solo la había rozado. El chico, en cambio, todavía tenía clavado el cuchillo en el pecho y murió antes de llegar al hospital.

La mujer quedó internada en observación y en estado de shock, por lo que no pudo declarar. Mientras tanto, en su casa de la calle 116 entre 529 y 530, el Grupo Halcón negoció durante casi 9 horas con el agresor para lograr que se entregara. Sin embargo, antes de ser detenido se disparó en la cabeza.

El comisario Marcelo Corvalán, superintendente de La Plata y a cargo del operativo, explicó que pese a las negociaciones el asesino "nunca quiso desistir de la acción" y se mantenía encerrado en una habitación. "Cuando el personal del grupo Halcón estaba a metros de la habitación, se escuchó una detonación y se irrumpió en la habitación, donde se constató que el hombre se había efectuado un disparo en la cabeza", precisó
Corvalán informó que una ambulancia del SAME que estaba en el lugar lo trasladó en grave estado al Hospital San Martín de La Plata, aunque murió en el trayecto. Dentro de la habitación, los policías secuestraron un revólver Colt calibre 32 largo que supuestamente utilizó el hombre para suicidarse.

Te puede interesar