Qué hacer ante la posible caída de árboles por fuertes vientos

El director de Arbolado Público, Héctor Bustamante, se refirió a cómo actuar ante la posible caída de árboles y desgajes como consecuencia de fuertes vientos.

arbolado

En esta época del año es habitual que se registren en la provincia fuertes vientos, tanto cálidos como fríos. Por eso, el director de Arbolado Público de la Provincia brindó distintos consejos para evitar la caída de árboles y ramas durante un viento, así como también sobre cómo proceder con ejemplares que quedaron en peligro después de un temporal.

En primer lugar, Bustamante puso énfasis en la dificultad de prever cuál ejemplar puede llegar a caerse o a desgajarse ante un viento. Si bien es razonable pensar que arboles bien forestados, cuidados, con agua y bien sanitariamente hablando tienen menos posibilidades de desarrollar necrosis en sus ramas o de contraer enfermedades, y por ende sufrir desprendimientos o desgajes, también hay muchas otras variables que inciden en el posible daño del ejemplar.

Para evitar accidentes es fundamental mantener el árbol en óptimas condiciones, aportándole el riego correcto y la cantidad suficiente de nutrientes. También es crucial mantener la sanidad del ejemplar controlando pestes y enfermedades. Muchas de las ramas caídas en los últimos temporales estaban huecas o acorchadas debido a enfermedades producidas por podas excesivas que debilitan al árbol y permiten la entrada de hongos o bacterias que afectan la estructura del árbol.

También, ante una poda excesiva, en donde el ejemplar pierde muchas ramas, el mismo se defiende generando rápidamente nuevas ramas cuya unión con el tronco no es tan fuerte como la de la rama original que se podó, siendo especialmente vulnerables ante un viento fuerte. Otro factor de riesgo es el ahuecamiento del tronco, que puede suceder por fuego en la base del árbol, por corte de raíces o por una poda mal hecha. Estas acciones causan heridas en el árbol que permiten el ingreso de pestes, que finalmente terminan por ahuecar el ejemplar.

Considerando todo esto, Bustamante sugiere seguir las siguientes recomendaciones, a fines de reducir las posibilidades de caídas de árboles o ramas:

Asegurar un correcto riego y aporte de nutrientes para el ejemplar
Realizar las podas en los periodos autorizados, con personal idóneo, realizando un corte tal que permita la correcta cicatrización del árbol. Realizar solo los cortes necesarios para asegurar el correcto funcionamiento del árbol, no realizar podas excesivas o estéticas
Revisar los árboles en busca de hongos o pestes que puedan detectarse a simple vista. También, revisar los troncos a fin de detectar ahuecamientos. Comunicarse con el municipio para que puedan resolver la situación
Poner especial cuidado al cortar raíces
Al forestar con ejemplares nuevos, tratar siempre de ponerlos en grupo, para que puedan enfrentar mejor al viento
Con respecto a los ejemplares que quedan dañados o en riesgo luego de un temporal, Bustamante indicó que no es necesario que el frentista se comunique o pida permiso a la Secretaria de Ambiente para retirar el ejemplar. En este caso, cada municipio tiene un procedimiento de emergencia para el retiro de ejemplares con peligro de caída, por lo cual el vecino debe comunicarse directamente con las autoridades municipales para proceder al retiro o apuntalamiento del ejemplar.

Te puede interesar