El profesor de Tecnología acusado de abuso, quedó a un paso de ser sobreseído

Jorge Plaza fue procesado por abuso sexual simple, agravado por su condición de educador. Pero ahora, la falta de pruebas, lo dejaría desligado del caso.

f800x450-493293_544739_0

Jorge Roberto Plaza, el profesor de Tecnología en la Escuela de Enología acusado de haber abusado en plena clase de una alumna de primer año, está a un paso de ser sobreseído definitivamente.

Si bien el profesor fue procesado por abuso sexual simple, agravado por su condición de educador, y llegó a pasar 21 días en prisión, para los jueces de la Sala III de la Cámara Penal, Eugenio Barbera y Maximiliano Blejman, determinaron que las pruebas reunidas no fueron suficientes como para procesarlo y ante la duda dictaron falta de mérito.

Todo salió a la luz 17 de mayo de 2017, con el surgimiento de las denuncias en la denuncia de varias alumnas en su contra. De las cuatro causas, solo una quedó en pie.

Al día siguiente de las denuncias, el hombre fue intensamente buscado por los efectivos policiales y recién el 19, dos días después, procedió a entregarse en Tribunales junto a su abogado Juan Bautista Bueno.

Las primeras manifestaciones de Plaza, de 60 años, era que “estaba desconcertado por las denuncias”. No podía creer lo que le estaba sucediendo. Ese mismo día, las alumnas denunciantes expresaron: "Mi compañera fue y le preguntó algo sobre la prueba. El profesor la agarró de la cintura y ella se hacía más atrás, y el profesor se hacía más atrás y no la soltaba, entonces mi compañera se asustó y vino corriendo asustada y me dijo a mi si podía acompañarla a preceptoría para avisarle al preceptor lo que había pasado porque tenía miedo", dijo una de las alumnas.

"A otra de mis compañeras la agarró de adelante para traerla más acá, de frente. A otra la tenía pegada y no la dejaba ir", expresó otra. "A una compañera mía no solamente le tocó la cola si no que le tocó la pierna, la cintura, se le tiraba encima, el profesor era muy desubicado. Mi compañera me dijo que iba a habla con preceptoría", indicó.

Según lo que contaban las propias alumnas en aquel momento era que: "Lo que más les da miedo y no vienen a la escuela es porque el profesor está prófugo. Les da miedo de que el profesor aparezca por acá y se las lleve".

Todas estas declaraciones fueron constatadas en la Cámara Gesell que se les hizo a las estudiantes que había radicado la denuncia. Lo cierto es que de todas las denuncias, solo prosperó una y fue por la cual su abogado defensor, Juan Bautista Bueno, apeló.

Otra cuestión que sucedió ese 19 de mayo fue que el hermano del acusado, Mario Plaza, empezó a juntar firmas por todo el establecimiento educativo para demostrar que su Jorge Plaza era inocente y no tenía nada que ver con lo dicho por las alumnas.

El hombre, por falta de pruebas concretas, fue procesado pero le dieron la libertad. Días después, salió la versión de que el hombre en realidad se acercaba a las jóvenes porque tiene inconvenientes auditivos y para escuchar los pedidos de sus alumnos era necesario que se acercara a ellos.

Te puede interesar