Insólito: llegó al país el alquiler de juguetes

Según publicó Clarín, en vez de comprar, los padres pagan por recibir cajas de productos que se usan 30 días y luego se cambian por otros.

juguetes

El alquiler de juguetes usados es un formato que es tendencia en Estados Unidos y Europa, y que un grupo de mamás emprendedoras acaban de traer a la Argentina, en la previa del Día del Niño, con el foco en juguetes didácticos para la primera infancia (desde los 6 meses hasta los 3 años).

Según publicó diario Clarín, la propuesta de Pick a Toy, la tienda online lanzada la semana pasada en Buenos Aires, es que mamás y papás, en vez de ir a comprar, se suscriban a recibir cada mes a domicilio un combo distinto de juegos y juguetes usados de primeras marcas para la edad exacta sus hijos. Eso sí, sin acumular: al llegar la nueva caja, se debe devolver la que el niño estuvo usando en los últimos 30 días.

De ese modo, según sostienen, los chicos "siempre van a estar entusiasmados" con juguetes que para ellos serán “nuevos” (aunque sean usados) y los adultos "van a estar felices de no tener que acumular productos en desuso y pagar fortunas por cada juguete".

 

Pagando $ 500, se puede recibir a domicilio 4 juguetes a elección -dentro de un catálogo dividido por edades y rubros- con derecho a tenerlos durante un mes. Por $ 800, hasta 6 unidades. Y si se compra un abono de 4 juguetes mensuales durante tres meses, cobran $ 1.300.

"Hay que pensar que, en las jugueterías, $ 500 sale un juguete didáctico de los más sencillos que se puedan comprar. En ese sentido, calculamos que los padres, alquilando, ahorran 30 a 50% frente a la opción de compra. Y si el chico se encariña con algún juguete, se puede renovar el alquiler o damos la opción de comprarlo", contó Lucila Anderson, fundadora de la empresa junto a sus socias Constanza Pérez Genovesi y Carolina García Roggero.

"Las tres somos madres de familia y la idea se nos ocurrió charlando justamente sobre lo caros que son los buenos juguetes y el lugar que ocupan al quedar en desuso. Vimos que el formato está teniendo mucho éxito en el exterior, con casos como Green Piñata Toys en Estados Unidos y Time for Toys en España, pero acá no existía. Entonces, decidimos intentar traerlo", agregó.

Anderson contó que, para armar el catálogo para cada edad, convocaron a psicólogas, psicopedagogas y pediatras. Y aclaró que sólo hay una regla poco simpática: si un juguete se rompe o daña, quien lo alquiló debe comprarlo, porque ya no podrá servir para a otro chico.

Te puede interesar