Maximiliano Montoya, un sanjuanino suelto en Uganda

Se trata del mejor palista local y hace menos de un mes que vive en África preparándose para próximas competencias.

palista uganda

Los deportistas sanjuaninos siempre dan que hablar alrededor del globo terráqueo, pero no siempre en lo netamente deportivo. En esta oportunidad, la vida de uno de ellos nos lleva hacia los confines del continente Africano en donde se encuentra Maximiliano Montoya, competidor de kayak y su vida en Uganda. 

Hace unas semanas que Maximiliano, deportista de Alto Rendimiento de la Secretaría de Deportes del Gobierno de San Juan, se encuentra en la parte Centro Este de África. Allí realiza su preparación de cara a las competencias importantes, eligiendo este lugar remoto por los bajos costos y la posibilidad de entrenar en una de las principales olas del mundo. Previo a este viaje compitió en las dos copas del mundo, quedando en el puesto 12 y 24, entre los mejores a nivel internacional. También logró un 8vo lugar en el abierto de Francia, donde hubo una gran presencia de los mejores palistas a nivel mundial. 

Un día en Uganda

En un modesto hostel de la ciudad de Jinja, el palista del Club del Kayak San Juan, prepara su día de entrenamiento muy particular. La comida es uno de los primeros escoyos que afronta desde muy temprano. La base de la alimentación en aquel país se sustenta en arroz. “Es muy difícil acostumbrarse a algunas comidas, pero hay otras como el Matoque (banana verde hervida) y Chapaque (Creps) que son ricas. Lo bueno de acá es que la fruta y la verdura es barata. A veces comemos carne y pescado”.

Aunque alimentarse a veces puede ser complicado, es mucho más difícil acostumbrarse a las cosas cotidianas como el agua. Este continente siempre ha estado en la mira en materia de agua potable, ya que siempre hay focos infecciosos o de contaminación. Por ello, y como medida preventiva, compran envasada en los supermercados locales. “La gente camina varios kilómetros al día para conseguir agua, la verdad que son esos momentos en donde uno toma dimensión de la suerte que tiene”, comentó Montoya muy sensible por la realidad que se vive en esas zonas.

El otro factor doloroso es la pobreza, la cual siempre cuesta asimilar en este tipo de viajes enmarcados en países sub desarrollados. “Acá la gente anda descalza, es muy común. El otro día fuimos a jugar al fútbol a una escuela y de cada 100 alumnos, 20 tenían zapatillas. Es una experiencia dura, pero enriquecedora a la vez, ya que este tipo de cosas hacen que te des cuenta donde estas parado”

Entrenamiento

La siesta es el horario predilecto para la práctica del kayak. La forma más económica de trasladarse es través de moto. Aunque es un poco riesgoso, los lugareños se encargan de que llegue sano y salvo. “Cuesta alrededor de 8 dólares (220 pesos argentinos), ellos te llevan y te esperan hasta que termines", así explicó el sanjuanino su modo de trasladarse en la ciudad.

El lugar escogido por él y sus colegas de este deporte extremo es la ola Nile Special, considerada por los expertos como una de los 5 oleajes más grandes del mundo debido a su volumen. 

Deporte y solidaridad

Pero no solo es entrenamiento a la hora de ingresar al agua, sino también el lado solidario. Maxi, con sus colegas, enseñan en las horas libres a los chicos del pueblo y comenta “la idea es que los chicos disfruten de los que nosotros hacemos, de forma gratuita. Sabemos que para ellos es imposible por eso prestamos nuestros equipos”.

El sanjuanino que figura entre los mejores del mundo

Maximiliano Montoya ingresó en el ranking de los 20 mejores palistas del mundo tras el Mundial de Kayak - categoría K1 masculina - que se disputara en San Juan en noviembre pasado. Compitió en las dos copas del mundo, quedando en el puesto 12 y 24, entre los mejores a nivel internacional. Obtuvo un 8vo lugar en el abierto de Francia, donde hubo una gran presencia de los mejores palistas a nivel mundial.   

Su idea es volver a la provincia cuando el dique de Ullum cuente con mayor caudal de agua, con el fin de ponerse a punto para próximas con competencias. Además deja un mensaje final importante para todos “es importante valorar lo que tenemos y lo importante que es la familia en estos momentos. Doy gracias a todos lo que hicieron posible que hoy este acá”.

Te puede interesar