El Hospital Rawson suma tecnología para el diagnostico de infecciones graves

El Servicio Laboratorio Central, Sector Bacteriología, presentó el equipamiento de espectrometría de masas (MALDI-TOF), único en la provincia tanto en la salud pública como en la privada.

maquinaria hospital rawson

El Servicio Laboratorio Central, Sector Bacteriología, del Hospital Dr. Guillermo Rawson presentó el nuevo equipamiento de espectrometría de masas (MALDI-TOF) para la identificación microbiana, único en la provincia de San Juan, tanto en la alud pública como en la privada, quedando así en la vanguardia de los grandes centros de salud del país.

La identificación bacteriana es muy importante en el manejo adecuado de los pacientes infectados, especialmente aquellos con infecciones graves hospitalizados en unidades de pacientes críticos. La identificación por los métodos convencionales utilizados en los laboratorios de microbiología clínica, demora al menos 16 horas desde que un cultivo es positivo. La introducción de la espectrometría de masas, MALDI-TOF, (por su sigla en inglés matrix-assisted laser desorption/ionization time-of-flight mass spectrometer), en el laboratorio de microbiología significa un cambio radical en la precisión de la identificación, en el resultado inmediato ya que el tiempo de detección es de 6 minutos por bacterias, siendo disponible dentro de la jornada laboral y en el costo (aproximadamente 5 veces más económico que la identificación convencional). Desde su introducción en los laboratorios de microbiología clínica en el año 2008, se han escrito numerosas publicaciones sobre su utilidad en la identificación de microorganismos desde colonias, así como directamente desde hemocultivos positivos y de muestras de orina.

La espectrometría de masas MALDI-TOF se ha instaurado como una metodología relevante para la identificación de microorganismos mediante el análisis de proteínas, principalmente ribosomales, a través de la creación de un espectro de masas específico de género y especie.

Es una tecnología precisa para la identificación de aislamientos bacterianos a partir del cultivo de bacterias (Gram positivos, Gram negativos, Anaerobios, Exigentes y Micobacterias), Levaduras y Hongos filamentosos, con un desempeño, con niveles de concordancia superiores al 99.5%, frente a los métodos convencionales de identificación y con resultados comparables con técnicas moleculares de secuenciación (93 y 100%), que añaden valor clínico a la respuesta del laboratorio (UCI, hematología, oncología, pacientes crónicos, fibrosis quística, microorganismos emergentes).

La importancia de esta tecnología diagnóstica se verá reflejada en la atención del paciente con la instauración de un pronto tratamiento antimicrobiano empírico más eficiente, dirigido, desescalado y con correcta cobertura (produciendo una reducción en el gasto farmacéutico); disminución de la morbilidad, mortalidad y estancia hospitalaria (1,6 - 6,6 días, dependiendo del tipo de paciente y unidad), manejo de infección nosocomial y de resistencias, optimización de stocks y gestión de residuos (reduce hasta en una sexta parte el volumen de los residuos de riesgo biológico generados), entre otros. Todo esto produce un ahorro del costo total hospitalario por paciente que puede llegar hasta el 43%.

Te puede interesar