Prueba superada: El Gobierno renovó el 100% de las Lebac y colocó $ 5000 millones más

El mismo día en que el Central enfrentaba vencimientos por $ 617 mil millones, Finanzas ofertó dos bonos para atraer inversores extranjeros. El gesto político de Macri y el dato de la inflación.

banco_central

El Gobierno superó el súper martes, el día donde convivieron un vencimiento de Lebac por $ 617 mil millones, el dato de la inflación (que se ubicó 2,7% en abril) y la colocación de dos bonos para calmar al mercado.

La expectativa estaba puesta en la prueba que tendría el Banco Central con las Lebac. Sin embargo, lejos de las dudas que se sembraron en la víspera sobre qué haría el mercado, los inversores se volcaron por las letras y hasta se colocaron $ 5000 millones más.

Según explicaron desde la entidad, la tasa a 30 días se ubicó en 40%, lejos de las especulaciones de los analistas que aguardaban por porcentajes en torno al 42%.

La euforia del mercado fue tal que no sólo se renovó el 100% de las Lebac sino que se recibieron ofertas por $ 621 mil millones, es decir, se colocó una cantidad por arriba del total. Esto representa, para el Gobierno, un triunfo, ya que los más optimistas consideraban que apenas se iba a renovar el 65% de las letras.

 Mientras tanto, en su estrategia para garantizar la renovación, el Banco Central y el ministerio de Finanzas desarrollaron una estrategia conjunta. El primero salió a ponerle un techo al dólar en $ 25, con una oferta de US$ 5000 millones en el mercado mayorista. El segundo, por su parte, ofreció a inversores del exterior bonos en pesos a tasas atractivas para que vuelvan a traer dólares al país.

De esta forma, el dólar cerró en $ 24,68 para la venta, su primera baja luego de 16 días de corrida cambiaria.

Con esa doble jugada, el BCRA sorteó la difícil parada de las Lebac. Y si bien la gran mayoría de esos instrumentos están en poder de bancos e inversores institucionales, el Central y el Gobierno convalidaron una depreciación del peso y modificaron regulaciones para que las entidades financieras pudieran renovar sus stocks de letras.

El vencimiento original de Lebac se ubicaba en $ 673.000 millones, pero la entidad que conduce Federico Sturzenegger hizo dos recompras, una por $ 24 mil millones y la otra por $ 32 mil millones, lo que redujo el monto a renovar.

Bonos para calmar al mercado

En su táctica para domar el tipo de cambio y evitar que los posibles pesos que no se renovaran en la licitación de Lebac presionaran al dólar, el Gobierno colocó dos bonos

Minutos antes de las 13, el Ministerio de Finanzas anunció la apertura de licitación de dos títulos públicos en pesos: los BOTES. Los Bonos del Tesoro a 2023 y 2026, con tasas nominales en pesos de 16 y 15,5 por ciento anual, fueron destinados a grandes fondos de inversión.

Fueron colocados por un total de $ 73.249 millones, lo que el ministro de Finanzas, Luis Caputo, consideró como un "voto de confianza" para el país.

"Este resultado representa un mayor voto de confianza por el país, por el Presidente y las políticas económicas", sostuvo Caputo. En una conferencia de prensa junto al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, destacó: "Hemos podido hacer esta licitación en lo que fue el peor día para los mercados emergentes del año".

La colocación se trató de "dos bonos en pesos a tasa fija, uno a cinco años y otro a ocho años". Indicó que en el caso del bono a tasa fija a ocho años se aceptaron ofertas por $36.378 con una tasa al 19%; mientras destacó que los $36.872 para el de cinco años con una tasa del 20%.

En el medio, la inflación

Mientras la city miraba de reojo las pantallas de la cotización bursátil, y los mercados se encontraban con los dos bonos ofrecidos por Finanzas, el Indec dio a conocer el dato de la inflación de abril.

De acuerdo con el organismo, la suba generalizada de precios avanzó en abril 2,7 por ciento y, de esa forma, acumularon un alza de 9,6 por ciento en cuatro meses.

Se trató de una mala noticia para el Gobierno. El Ejecutivo apostaba a que la inflación muestre una fuerte desaceleración a partir de este mes, pero la corrida cambiaria y la devaluación del peso postergó esas expectativas.

Al analizar en detalle los rubros que impulsaron la suba de precios, las tarifas de servicios públicos y los combustibles sobresalieron. Ambos sectores fueron dolores de cabeza para la Casa Rosada en las últimas semanas.

El agua, el gas, la electricidad y otros combustibles treparon 8%. Todos ellos habían sido tema de debate en Diputados, donde la oposición logró que su proyecto para retrotraer las tarifas obtuviera media sanción, más allá de que el Gobierno anticipara que la vetará. La suba fue menor en el Gran Buenos Aires (6,7 por ciento) que en otras regiones: llegó al 11,7 por ciento en Cuyo, por ejemplo.

A su vez, el rubro Transporte también aumentó un 4 por ciento a nivel país, principalmente por la suba del boleto de trenes y colectivo en el área metropolitana (5,3%).

Macri cambió de estrategia

La mesa chica ya no es tan chica. La corrida cambiaria y las negociaciones con el FMI llevaron a que Mauricio Macri recalculara y ampliara su círculo de confianza.

En las últimas horas, el Presidente decidió sumar a dirigentes de la UCR. Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza y presidente del partido; Gerardo Morales, gobernador de Jujuy; y Ernesto Sanz, uno de los impulsores de Cambiemos, pasaron a formar parte del coro de asesores de la Casa Rosada. Ellos se incorporan a los ya elegidos por Macri: la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

"La vocación del Presidente y de todo el equipo es dialogar con todos los sectores para poder plantear con mucha responsabilidad y claridad cuáles son los problemas y los desafíos que hay que afrontar", para atenuar la caída en los niveles de confianza en la Argentina, que en el exterior están "un escalón más bajo" de lo esperado, dijo Peña tras una reunión de Gabinete.

La ampliación de la mesa chica no fue el único cambio de Macri. Esta semana se reunió con gobernadores peronistas a los que les propuso formar parte de la discusión del próximo Presupuesto. Y hubo más: también convocó a los jefes de bloque del Senado para negociar su apoyo en medio de la negociación con el FMI.

Te puede interesar