Rajoy activó la intervención en Cataluña: propuso desplazar a Puigdemont y a todo su gabinete

En una dura aplicación del artículo 155, el presidente español anunció que pedirá al Senado "el cese" de todo el gobierno regional y la convocatoria a elecciones en "no más de seis meses".
rajoy

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy , activó hoy la intervención de Cataluña y culpó de lo que ocurre al "proceso unilateral, contrario a la ley y que ha buscado el enfrentamiento" impulsado por el gobierno independentista de Carles Puigdemont.


En una aplicación muy dura del artículo 155 de la Constitución, Rajoy anunció que pedirá al Senado "el cese" en pleno del gobierno catalán.

Citó especialmente a su presidente, Carles Puigdemont, al vicepresidente, Oriol Junqueras y a "todos los consejeros", tal como se denomina a los ministros de cartera.


"En principio, la idea será que los ministerios [del gobierno central] asuman esta responsabilidad a lo largo del plazo que dure esta situación excepcional", dijo Rajoy.

El presidente especificó que la norma pedirá que Puigdemont no podrá presentarse como candidato a nuevas elecciones que, según dijo, se realizarán en "no más de seis meses".

El Parlamento de Cataluña queda en situación de poder ser disuelto por el presidente del gobierno central.

Rajoy acometió preguntas sobre eventuales reacciones y choques sociales de resistencia en Cataluña. "El único temor que debemos tener es el de no cumplir la ley", dijo.

"Ese es el único temor que yo debo tener. Mi único temor es no cumplir la ley. Soy presidente del gobierno y eso es lo que debo hacer", sentenció.

"Jamás tuve a alguien enfrente" como el señor Puigdemont, que "no respeta la ley ni la Constitución", dijo.

El presidente español abundó en que las duras medidas fueron "acordadas" con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Ciudadanos. "Es un gesto que valoro y que entiendo no es un apoyo al gobierno, aunque también, sino que es fundamentalmente un apoyo al estado de derecho".

Todo el gobierno en pleno acompañó a Rajoy en la comparecencia en el Palacio de La Moncloa.

"Pretendieron darle valor a algo que prohibió el Tribunal Constitucional y que se realizó, además, sin garantía alguna", dijo, en relación al referéndum del pasado 1 de octubre.

La intervención tiene ya una medida de prevención para aquellos funcionarios catalanes que no la acaten e intenten alguna rebeldía o resistencia. Según trascendió en La Moncloa, aquellos funcionarios que no la acaten, incluido Puigdemont, "dejarán de cobrar el sueldo". No es la única medida en ese sentido, pero sí la primera que ha trascendido.

Rajoy deslizó que no sólo el gobierno catalán es "responsable" de la aplicación de la intervención sino que, además, sugirió en que, en realidad, "buscaron de algún modo que esto ocurriera".

"No puedo afirmarlo, pero tengo la impresión de que querían llegar a esta situación. No lo voy a afirmar categóricamente, pero tengo esa convicción. Porque no se pueden hacer peor las cosas", sostuvo.

En ese sentido, reprochó la falta de disposición al diálogo del gobierno catalán. "Diálogo es una palabra muy bonita. Pero no significa aceptar lo que el otro quiere imponer y si además, eso está fuera de la ley", sostuvo.

Según Rajoy, el objetivo de la intervención es "volver a la legalidad, recuperar la economía, recuperar la convivencia y llamar a elecciones" en Cataluña.

Además, denunció que el gobierno independentista mintió con la situación económica en la región y que los efectos del proceso por ellos encarado ha sido letal para la economía de la región. "Ese es el trabajo y la vida de la gente", dijo.

Te puede interesar