Con el arranque de la Davis se vivió una fiesta en el Aldo Cantoni