San Juan Hoy - Noticias de la provincia, el país y el mundo San Juan Hoy - Noticias de la provincia, el país y el mundo

Rosenkrantz denunció una "campaña de desprestigio" tras el pedido de juicio político del kirchnerismo

La diputada Vanesa Siley lo acusó de “mal desempeño y eventuales delitos en el ejercicio de sus funciones”.

Política

Carlos Rosenkrantz

El presidente de la Corte Suprema de Justicia Carlos Rosenkrantz denunció este lunes una “campaña de desprestigio” en su contra a través de acusaciones “infundadas”, en medio de la críticas de sectores del Frente de Todos y el pedido de juicio político.

“Una cosa es un juicio político, que apunta a destituir a un juez por incumplimiento de sus deberes, y otra cosa es el juicio motivado por intereses políticos”, escribió Rosenkrantz.

El titular del máximo tribunal rompió el silencio este lunes, tras un fin de semana de discusión entre oficialismo y la oposición a partir del pedido de juicio político que presentó la diputada nacional del Frente de Todos e integrante del Consejo de la Magistratura Vanesa Siley por supuesto “mal desempeño y eventuales delitos en el ejercicio de sus funciones”.

Rosenkrantz se quejó de que “distintas personalidades” le “atribuyen falsamente inconductas, irregularidades y delitos de distinta naturaleza”.

En una movida inusual, el presidente de la Corte Suprema rechazó las acusaciones de Siley y dijo que “son completamente infundadas”, ya que "no ha incumplido deber funcional alguno”.

“Hace tiempo soy blanco de una persistente campaña de desprestigio en distintas publicaciones y por parte de distintas personalidades. Me atribuyen falsamente inconductas, irregularidades y delitos de distinta naturaleza”, comienza el escrito del titular del máximo Tribunal.

Como ejemplo señala que le imputaron “71 cuentas en el exterior”, a su nombre, para "cobrar sobornos en numerosos paraísos fiscales”; así como “el delito de prevaricato por haber firmado el fallo ‘Muiña’” y otra por ser “partícipe durante el tiempo en que ejercía la profesión de abogado en una quiebra fraudulenta de una empresa que tenía una franquicia de una hamburguesería en Pinamar y Villa Gesell”.

En todos los casos aseguró que son “falsas” y “completamente infundadas” y en las dos últimas acusaciones recordó que “fueron desestimadas por el juez Rafecas”.

A todas estas causas, cuestionó que “una diputada oficialista presentó un pedido de juicio político en el que considera configurada la causal de mal desempeño que habilitaría la apertura del procedimiento en la Cámara de Diputados para investigar esos hechos y, en su caso, avanzar con mi destitución”. “No he incumplido deber funcional alguno”, ratificó Rosenkrantz.

El presidente de la Corte Suprema hace referencia en su escrito a la denuncia que la diputada Siley realizó el 25 de septiembre, en la que lo acusa, entre otras cosas, de haber incurrido en mal desempeño por sus votos a favor de otorgar en 2017 el beneficio del 2x1 a Luis Muiña, condenado por delitos de lesa humanidad.

Al respecto, el magistrado considera “curioso” que se lo acuse recién ahora por una sentencia que fue dictada hace tres años y que “también firmaron otros dos jueces”. “También es llamativo que se me acuse por no ceder frente a las protestas en las calles", agregó.

“Los argumentos están en los fallos y no quiero repetirlos aquí. Solo quiero insistir en que, en general, expresan mi convicción profunda de que la Constitución consagra garantías penales en favor de los acusados, incluyendo a aquellos que perpetraron los crímenes más horrendos en la historia de nuestro país", detalló Rosenkrantz.

En su denuncia Siley también lo acusa de demorar la resolución de la causa “Blaquier”, un expediente que está en trámite actualmente en su vocalía, en lo que califica como una “obstrucción flagrante de la labor jurisdiccional” y lo cuestiona por “los vínculos explícitos" con la familia porque su esposa integra el Consejo de Administración de la ONG “Cimientos” junto a un sobrino del acusado.

“La información sobre el movimiento del expediente que inspiró esta acusación es totalmente errónea aunque, curiosamente, la información correcta está disponible en la web. Tal como surge del Sistema de Gestión Judicial (LEX 100), el expediente ingresó a la Corte Suprema el 5 de junio de 2015, es decir, más de un año antes de mi incorporación como Ministro el 22 de agosto de 2016”, comenzó explicando el magistrado del máximo Tribunal.

Y agregó que la causa estuvo bajo su estudio en dos oportunidades: del 2 de mayo de 2019 al 11 de julio de 2019, y luego entre el 5 de agosto de 2019 y el 15 de noviembre de 2019. “Al devolver el expediente el 15 de noviembre de 2019 solicité a la Secretaría Judicial N° 3 que la causa siguiera su trámite. No volví a solicitarla y no hubo obstrucción de ningún tipo. De los 53 meses que transcurrieron con el legajo en la Corte, la causa solo estuvo en mi Vocalía menos del 10% del tiempo total”, indicó.

En cuanto a los vínculos denunciados, aseguró que “es completamente absurda”.

La diputada también lo acusa de haber frenado las reuniones de la Comisión Interpoderes para la Coordinación y Agilización de Causas por Delitos de Lesa Humanidad desde el inicio de su gestión como presidente de la Corte Suprema, pero consideró que también esta “acusación es infundada”.

“Fui electo titular del cuerpo en septiembre de 2018. Como es sabido, el esquema decisorio colegiado que rige desde diciembre de 2018 por el dictado de la Acordada 44/2018 impone que las decisiones administrativas y de superintendencia judicial se adoptan con la voluntad de al menos tres Ministros”, aclaró Rosenkrantz al respecto y remarcó que este año, “tras un pedido de algunos organismos de derechos humanos, la Corte, por decisión de sus Ministros, reimpulsó este espacio” y que convocó a una reunión para este jueves.

Fuente: TN

BEAT HORIZONTAL

Te puede interesar

publicidades.imagen.92cffb0f4d3858d6.696d6167656e2e676966

Lo más visto

Boletín de noticias