Evacuaron a 260 personas por el temporal que azotó a Tucumán

Nacionales 16 de enero de 2020
Se registraron graves consecuencias en distintas ciudades de la provincia. Lules y Famaillá fueron las zonas más castigadas. Hubo corte de rutas y canales desbordados.

inundaciones tucuman

El temporal que azotó el miércoles a la noche a Tucumán dejó alrededor de 200 evacuados que comenzaron a volver a sus casas, según el informe que expresó el Comité de Emergencias que se reunió esta mañana en Casa de Gobierno.

Si bien la tormenta afectó a toda la provincia, las zonas más castigadas fueron Lules y Famaillá. En tanto que en La Reducción hubo (60 personas), seguido por La Madrid (28) y Los Ralos (cinco familias).

Las precipitaciones provocaron graves consecuencias en distintas ciudades, registrando caída de árboles, canales desbordados, rutas cortadas, calles inundadas y vehículos arrastrados por el agua.

La particularidad de la intensa precipitaciones es que cayó en toda la provincia, incluso en Tafí del Valle, ciudad que sólo registra chaparrones.

Entre los casos más llamativos, la lluvia causó serios problemas en el destacamento policial del barrio Marti Coll en Yerba Buena, donde el agua arrastró a un móvil y los policías debieron retirar a los presos en canoa.

El vicegobernador, Osvaldo Jaldo, comentó que "a pesar de los volúmenes de agua que cayeron, no son muchos los evacuados".

"Lo importante es que no hay gente aislada y nuestra obligación como Estado es llegar a todos los tucumanos. De todos modos seguimos recorriendo cada rincón de la provincia para que no haya gente aislada".

Los vecinos expresaron su indignación por la precariedad de la infraestructura y apuntaron contra el gobernador Juan Manzur, quien se encuentra de vacaciones.

El temporal, además, demostró la deficiencia y ausencia de protocolos ante casos fenómenos naturales, ya que los equipos de emergencia no dieron abasto para asistir a las personas.

La ruta con destino a los Valles tucumano quedó habilitada luego de la tormenta, pero sugieren circular con precaución debido a que el asfalto se encuentra resbaloso.

En tanto que el camino a San Javier está totalmente cortada, ante la caída de un árbol y por un terraplén devorado por las aguas del río Muerto.

Te puede interesar