Entre lágrimas, Diego Maradona anunció que deja de ser el DT de Gimnasia

Fútbol 19 de noviembre de 2019
El astro, de 59 años, también se lo comunicó oficialmente a la dirigencia del club. El plantel le pidió que siga hasta fin de año o al menos se despida el domingo ante Arsenal: pidió tiempo hasta mañana a la tarde para definirlo

maradona gimnasia lobo la plata futbol

La era de Diego Maradona al frente de Gimnasia y Esgrima La Plata se acerca al punto final. El astro, de 59 años, condujo junto a sus colaboradores el entrenamiento del plantel en Estancia Chica. Claro, no se trataba de una jornada más: todo el tiempo sobrevoló la decisión del Diez de dejar su cargo como técnico del Lobo, que sostuvo a lo largo de la jornada. Los jugadores le pidieron que continúe hasta fin de año, o al menos, que dirija el domingo frente a Arsenal en un Bosque que puede plebiscitar su gestión. El ex enganche, conmovido, escuchó, pero mantiene su decisión. De todas formas, pidió hasta mañana a las 17 (horario de la próxima práctica) para resolver si acepta tener un adiós en el campo de juego.

“Me voy por lealtad al presidente, el que me dio la chance de volver al país”, dijo entre lágrimas. Maradona insistió con que la determinación está relacionada con una cuestión de palabra: el presidente Gabriel Pellegrino, quien fue el que le abrió las puertas del fútbol argentino tras nueve años alejado, no participará de las elecciones del próximo 23 de noviembre. Tampoco el oficialismo. En consecuencia, Diego argumentó “si él no sigue, yo no sigo”, tal como había advertido en la previa de la goleada contra Aldosivi. Y cumplió.

Los futbolistas y el titular del club le solicitaron que permaneciera al menos hasta fin de año, es decir, por los tres partidos que restan (el citado ante Arsenal, y contra Banfield y Central Córdoba de Santiago del Estero). El Diez, aún tocado por la arenga de sus dirigidos, sostuvo su postura. Pero su cuerpo técnico, encabezado por el Gallego Sebastián Méndez, también le insistió con la idea de darle un buen cierre a la historia. Por eso la dilación.

Sin posibilidad de unidad de cara a las elecciones, son dos las listas que presentaron los avales para los comicios. Una es Gimnasia Grande, que cuenta como candidato a Mariano Cowen. La otra es Convergencia Gimnasista, cuya nómina es encabezada por Salvador Robustelli. Los dos aspirantes al sillón tripero se trasladaron a Estancia Chica para sumarse al operativo clamor, pero no hubo encuentro formal.
 
El contexto político aceleró los tiempos. Maradona suele ser tajante en este tipo de cuestiones. Sucedió en Newell’s, club al que había llegado de la mano del Indio Solari. Cuando se alejó de la Lepra, abandonó intempestivamente el club. Una coyuntura parecida a la de su adiós al buzo de Racing: apoyó la reelección de Juan De Stéfano, el directivo que lo fue a buscar. Cuando perdió la conducción de la institución, se abrió y justificó: “Soy un hombre de palabra”. Lo mismo ocurrió en su etapa como entrenador de la Selección: tras el Mundial de Sudáfrica, Julio Grondona, entonces presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, le ofreció renovar el vínculo, pero sin su ayudante Alejandro Mancuso. Y se negó; aun estando la Albiceleste de por medio.

Si bien el lunes ya había trascendido que la determinación de alejarse estaba tomada, Rocío Oliva, pareja del astro, lo confirmó un día después en diálogo con Fox Sports. “Diego es así. Vengo con vos y me voy con vos. Ya lo hizo en la selección argentina, cuando dejó de dirigir por sus principios. Para acompañar a su amigo (en referencia a Alejandro Mancuso con el que terminó distanciado por problemas económicos). Ahora, seguramente se irá de Gimnasia, porque el presidente no va a seguir”, aseguró.

Si el ídolo cierra su era sin despedida en cancha, su gestión en Gimnasia terminará en ocho partidos, con tres victorias (contra Godoy Cruz, Newell’s y Aldosivi; todas en condición de visitante) y cinco derrotas. Y le habrá abierto la puerta del fútbol argentino al Diez, al que en el corto plazo no le faltarán ofertas para volver a montar otra revolución en el banco de suplentes.

Te puede interesar