Historia de vida: Osvaldo volvió a escuchar gracias a la ayuda del Estado

Locales 07 de agosto de 2019
El hombre de 46 años presenta síndrome de Down y fue una de las 6 personas en recibir equipos de audífonos por parte de Desarrollo Humano. Su hipoacusia fue detectada en los Operativos de Abordaje Integral.

48472827826_957c9e6c1c_b

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 5% de la población mundial, cerca de 466 millones de personas, padece pérdida de audición discapacitante.

La realidad de las personas que sufren pérdida de audición puede cambiar con el uso de audífonos, implantes cocleares y otros dispositivos de apoyo auditivo. Pero, en condiciones de vulnerabilidad económica, el acceder a un equipo de alta tecnología, mantener servicios de ajuste y mantenimiento, es dificultoso y en muchos casos imposible.

En San Juan, el Programa Provincial de Atención y Prevención Auditiva, que depende del Ministerio de Desarrollo Humano y Promoción Social, lleva entregados alrededor de 130 equipos de audífonos de alta tecnología en lo que va del 2019.

Considerando la importancia de la audición en la vida cotidiana, que permite a la persona desarrollar capacidades comunicativas, desenvolverse en el trabajo o estudio, o simplemente relacionarse con los demás, es que desde la cartera social cada expediente es resuelto de forma ágil y eficaz.

En ese marco, este martes en la sala de reuniones del ministerio, se llevó a cabo la entrega de 11 equipos de audífonos, para seis beneficiarios de los departamentos Rivadavia, Caucete, Albardón, Santa Lucía, Chimbas y Jáchal. 

En un clima emotivo por las vivencias personales de quienes asistieron en busca de una solución a su pérdida de capacidad auditiva, trasciende la historia de vida de Osvaldo Narváez (48) con síndrome de Down y problemas de salud que arrastra por su nacimiento prematuro.

Acompañado de sus padres, fue uno de los beneficiarios de la entrega y sonrió cuando la fonoaudióloga le hizo escuchar a su artista favorito desde el celular.

Al nacer, Osvaldo pesaba escasamente 1 kilo, padeció meningitis y eso condujo a secuelas en la salud con las que su mamá Mercedes, de apenas 19 años en ese entonces, comenzó a luchar.

“Siempre estuvimos tratando de acomodar su entorno, para que tuviese una mejor calidad de vida”, expresó Mercedes.

Relata entre lágrimas que su madre le decía que era muy joven para cuidar al bebé. “Le dije a mi mamá: 'Yo lo voy a cuidar y voy a hacer lo imposible para que él camine'. Me recibí de maestra y no di clases nunca, solamente me dediqué a luchar con él. Siempre le digo que respiro y vivo por él. Tenemos una conexión muy fuerte, con solo mirarnos sé lo que necesita”, asegura la mujer.

“Descubrimos la falta de audición en un Operativo de Abordaje Integral. Tantas neumonías aparentemente le habían afectado la escucha y uno creía que era rebeldía”, comentó la mamá.

Al no tener obra social, buscó atención médica que brinda el Estado. Así, del abordaje realizado en Santa Lucía, llegó al Servicio de Fonoaudiología del Hogar Paula, que depende de la Dirección de Niñez donde Osvaldo asistía, y se realizaron los estudios correspondientes para evaluar el nivel de pérdida de su audición, con una atención personalizada y de excelente calidad. De esta manera, recorrió el circuito que le permitió adquirir su equipo de audífonos.

La audición está estrechamente ligada a la adquisición del habla, esa era una de las grandes preocupaciones de Mercedes, a quien le había costado incluso realizar un viaje a Buenos Aires, años atrás, dejando a su otro hijo de 40 días, para aprender a educar a Osvaldo. “Me costó mucho que dijera 'mamá', yo no quería que se olvide”, expresó emocionada Mercedes, quien disfrutó la puesta de los audífonos, porque su hijo volvió a escuchar.

Te puede interesar