Trump quedó pagando: la primera dama polaca lo gambeteó y siguió de largo

Agata Kornhauser-Duda dejó desconcertado al Presidente de los Estados Unidos, tras negarle el saludo.
TRUMP - DUDA - POLONIA

Las anécdotas, desplantes, sacudones y etcéteras de los apretones de mano de Donald Trump con dirigentes mundiales se acumulan. Los 18 segundos de saludo con el primer ministro japonés, el desplante a Merkel, el aguante de Macron... la lista es larga y un por momentos increíble.

Si a esto le sumamos algunos gestos poco cariñosos hacia su esposa Melania Trump -callarla en público, soltarle (literalmente) la mano y otros- el paso de comedia que se dio en Polonia hasta parece una revancha política y de género.

Trump visitó Varsovia en una escala previa a la cumbre del G20 en Alemania, para reunirse con el presidente polaco, el ultraconservador Andrzej Duda. Durante el saludo de protocolo entre los mandatarios y sus esposas, se produjo la situación incómoda.

Luego de saludar al presidente anfitrión, Trump extendió su mano hacia la primera dama polaca. Ella lo esquivó y siguió de largo para estrechar la mano de Melania, bajo la mirada atónita de POTUS, quien se quedó esperando con la mano extendida, entre contrariado y confundido.

Tras saludar con entusiasmo a la primera dama estadounidense, Agata Kornhauser-Duda se dio vuelta y finalmente saludó a Trump. Nunca sabremos si el desplante fue intencional o involuntario.

Te puede interesar