¡Maracanazo! El Rojo, campeón de la Sudamericana

Fútbol 13/12/2017
El equipo de Holan empató en el Maracaná con un gol de Ezequiel Barco de penal. Lucas Paqeta había abierto el marcador para el Flamengo. El Rojo consigue así un nuevo título internacional.

campeon independiente sudamericana

Ahí está, otra vez de pie. Independiente se reencontró con su vieja amiga, la gloria. Con su fútbol, con su corazón, con el sentido de identidad que el equipo recuperó de la mano de su entrenador Ariel Holan, y con una nueva vuelta olímpica histórica, en el mismísimo Maracaná, allá donde vive el fútbol y en donde el Rey de Copas volvió a inflar el pecho.

Contra todos los contratiempos que vivió la delegación desde su llegada a Río de Janeiro, Independiente pisó el mítico campo de juego con toda la documentación que lo acredita como un equipo valiente, con oficio y al que no le tembló el pulso para jugarle de igual a igual a un Flamengo que quedó rendido a sus pies.

Una vez más, Independiente se recompuso de una desventaja. Otra pelota detenida le sacudió la estantería en el primer tiempo, cuando de la mano de un planteo fiel a todos los argumentos que lo llevaron a esta final. Un centro pasado de Diego, Réver la bajó en el segundo palo y Paquetá, cuando Domingo no pudo despejar, anotó el 1 a 0 que hizo explotar a la torcida local. Pero Independiente, como muchas otras veces, reaccionó: Meza, el más desequilibrante con la pelota en los pies, se filtró en el área, Cuéllar lo tocó de atrás y Barco, con enorme personalidad, clavó la pelota contra un palo.

Era el 1 a 1 que, casi una hora después, se transformaría en la obtención de un nuevo título para las vitrinas rojas.

En medio quedaron muchos detalles del juego: la lesión tempranera de Martín Benítez, un par de tapadas fantásticas de Campaña y varias situaciones de gol en los pies de Gigliotti (una con una vaselina bárbara que Réver salvó sobre la línea) que le pudieron dar a la conquista la guinda de un triunfo que, por lo hecho por un equipo y otro, Independiente mereció. A nadie le importó ese detalle. El empate hizo valer el triunfo en la ida con los goles de Gigliotti y Meza e Independiente, después de siete años, volvió a dar una vuelta olímpica internacional.

El Rey de Copas volvió a su trono y lo hizo caminando por la alfombra roja que le pusieron en la mismísima casa del fútbol. Salud, campeón.

Te puede interesar