Un alumno le dio una prótesis 3D de mano a una docente

Ocurrió en Mendoza. La profesora, Mariela Alonso, tiene agenesia y da clases en una escuela para niños discapacitados. El joven que se la regaló estudia Mecatrónica en la UNCuyo. Conocé la historia.

docente alumnos protesis 3d
Una docente mendocina que tiene agenesia (problema en el desarrollo de un tejido) en su mano izquierda recibió una prótesis mecánica para poder manipular objetos, construida con una impresora 3D por un estudiante de Mecatrónica de la Universidad Nacional de Cuyo (Uncuyo).

Mariela Alonso, docente de una escuela para niños discapacitados, logrará mayor movilidad en su mano gracias a esta prótesis impresa en 3D.

“Recibir esto es demostrar que se puede, poder ser ejemplo para mis compañeras, es un proceso de aprendizaje para mí y mi familia de poder adaptarme a esto a los 41 años. El objetivo es que bendiga a otro con mi ejemplo”, afirmó Alonso en diálogo con Télam

La entrega se realizó esta mañana en una capacitación de impresiones 3D a cargo de Franco Mazzocca (20) y Facundo Frasca (28) en un aula de estudiantes de cuarto grado de la escuela Tomas Alva Edison, en la que cursa el hijo de la docente.

El implante fue desarrollado por Mazzocca, estudiante de Mecatrónica de la Uncuyo y junto a Frasca, estudiante de kinesiología, explicaron a los pequeños y asombrados estudiantes el funcionamiento de una impresora 3D y de la pieza.

Hasta el momento, Mazzocca entregó seis prótesis y hay tres en proceso.

“Nos contactamos con la gente que nos escribe, nos juntamos, tomamos un café y vemos de los modelos que existen cuál es el que mejor conecta con sus necesidades”, explicó el joven y destacó que el material para la impresión 3D es muy barato, de sólo 100 pesos.

“Siempre tuve la idea de elaborar implantes 3D, la demanda es grande en Mendoza y siempre buscamos hacer esto desde el punto de vista solidario. Ya lo recibieron desde una nena de tres años hasta una mujer de 72”, remarcó el joven. 

Los implantes están hechos con materiales de dos plásticos distintos, uno es PLA y el otro TPU, ambos son resistentes para prótesis de miembros superiores, pero no se puede aplicar a los inferiores, explicó.

“Es muy importante que a los talentos, recursos, dones y todo lo que tenemos que son un regalo, los pongamos al servicio de la comunidad y no guardárselos para uno”, enfatizó.

Estas acciones están enmarcadas dentro de una ONG, “E-nable the future”, una red global de voluntarios apasionados que utilizan la impresión 3D para darle al mundo múltiples soluciones de manos y brazos de diferentes discapacidades a usuarios alrededor del mundo, de forma gratuita.

Te puede interesar